Por Nacho Palou — 17 de Noviembre de 2017

Un layer-lapse es esencialmente igual que un time-lapse, sólo que en cada escena se determina qué partes de la imagen (por ejemplo, un edificio o grupo de edificios) muestran la imagen tal cual se captó a una hora del día o de otra dentro de la misma imagen. Lo que significa que cada fotograma del time-lapse (cada fotografía que forma la secuencia) está formada a su vez por entre 100 y 300 fotografías colocadas en capas que revelan u ocultan unas y otras partes de la imagen.

De modo que en un mismo fotograma puede haber partes de la imagen u objetos que correspondan a una hora del día y otras a una hora de la noche, o a innumerables momentos intermedios entre el día y la noche.

Según explica Julian Tryba parte de este proceso está automatizado o de otro modo sería difícil de abarcar; el layer-lapse anterior de Julian (Boston Layer-Lapse) estaba hecho a mano, pero “sólo” implicaba el uso de 30 fotografías por fotograma. De hecho, esta automatización le permite a Julian sincronizar el movimiento de las imágenes con la música.

El resultado, admite, es por tanto “una mezcla entre la animación matemática y manual; mi objetivo es el de crear una película layer-lapse en la cual todas las animaciones correspondan a una pautas y al análisis de la música asociada.”

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Microsiervos Selección


#Nodos

EUR 33,25

Comprar


Gödel, Escher, Bach: Un Eterno y Grácil Bucle

EUR 15,15

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección


PUBLICIDAD