Por @Alvy — 28 de Noviembre de 2018

En lo que califican como un descubrimiento inesperado un equipo de científicos de la NASA ha descubierto un gigantesco cráter procedente de un impacto de meteorito bajo el hielo de Groenlandia, en el llamado Glacial Hiawatha.

A grandes rasgos el cráter mide unos 31 km de diámetro (más grande que Washington D.C., París o Madrid), 300 metros de altura y está a una profundidad de 1 km bajo el hielo.

El impacto debió tener lugar hace unos 3 millones de años, pero debido a su remota localización y a estar cubierto de hielo no se detectó la presencia del cráter hasta 2015. Desde entonces los glaciólogos han estado utilizando instrumentos de medición capaces de penetrar en el hielo, como radares y los espectrorradiómetros de los satélites Terra y Aqua, para estudiar sus características. Según creen debió formarse por el impacto de un meteorito de hierro; luego el hielo cubrió lo cubrió.

En los últimos tiempos varios equipos han viajado al lugar del impacto para tomar muestras subterráneas y estudiar las estructuras tectónicas de la zona y los materiales que hay allí, como la arena. La deformación de los cristales de cuarzo que hay en la arena puede revelar más sobre el tipo de impacto y enseñarnos muchas cosas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear