Por @Alvy — 31 de Marzo de 2022

En este vídeo a cámara superlenta (6.000 fotogramas por segundo) se ve el resultado de un experimento puntual que Kyle Gilroy y sus colegas llevaron a cabo para comprobar el tiempo de reacción de una mosca común. Y aunque se utiliza una flecha a toda velocidad para atravesar una naranja, la mosca no resultó herida. El resultado fue un tiempo de reacción de unos 8,3 milisegundos, que comparado con los ~215 ms típicos de reacción en un ser humano es casi 25 veces más rápido.

El origen de esta prueba es un trabajo científico de 1950 que se publicó en Science titulado «Tiempo de reacción de la mosca común (Musca domestica)» en el que los investigadores hicieron básicamente la misma prueba pero haciendo caer una plataforma sobre la que estaba la mosca disparándole una bala. Según sus cálculos la mosca reaccionó a los 21 ms. Así que: o las moscas de hace décadas eran más lentas, aquella estaba aturdida o el método de prueba (o, más probablemente, la cámara) no eran del todo precisos.

Hay ciertas diferencias entre uno y otro método, por ejemplo que en el caso de la bala puede que el sonido llegue antes; depende del tipo de arma y si la bala viaja a más o menos de 340 m/s (la velocidad del sonido). En la versión moderna del flechazo y la naranja es seguro que la flecha viaja más despacio que el sonido y se ve con claridad el instante en que la mosca comienza su aleteo tras reaccionar al estímulo, lo que permite una medición más precisa. También es sabido que pueden reaccionar a un flash luminoso en tan sólo 5 ms.

Este tiempo de reacción sobrehumano, ya sea 12 veces más rápido como creían en 1950, ó 21 veces más rápido como vemos hoy en día es lo que hace tan difícil cazar moscas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC