Por @Alvy — 27 de Febrero de 2020

Este vídeo del equipo del Lutetium Project de la Université PSL de París que está en el canal APS Physics tiene un poco de aquello de «una fuerza irresistible contra un objeto inamovible». Solo que aquí los papeles cambian y se trata de una gota de agua compacta contra un cono que repele el agua. Todo grabado a cámara superlenta y con máxima precisión para que la gota acierte exactamente en el vértice del cono. ¿Qué sucederá exactamente?

Estas gotas empaladas que es como gustan de llamarles los investigadores se estrellan como lo denominan los científicos en «un impacto contra una singularidad». Dicho así suena muy cósmico, pero no es más que una forma embellecida de denominar a la puntita del cono. Ciertamente es un lugar especial por el que la gota no puede deslizarse, así que pensaron que merecía la pena experimentar a ver cómo se comportaba.

Cuando las gotas impactan contra una superficie superhidrofóbica no se rompen, simplemente se deforman y rebotan. Pero cuando hacen otro tanto contra el vértice de un cono [01:23 en el vídeo] el proceso se torna extrañamente bello. La gota se estira hasta su punto de ruptura, huyendo de la superfice y convirtiéndose en un anillo que finalmente revienta en forma de pequeñas «perlas».

El cómo suceda exactamente dependerá del ángulo –pendiente– del cono, porque según se más o menos pronunciado a veces rebotará, a veces no e incluso si se calcula con total precisión la formación del anillo se mantendrá a la misma altura durante un brevísimo y bello instante.
Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD