Por @Alvy — 14 de Septiembre de 2019

Magnus Carlssen (CC) Andreas KontokanisUn jugador de ajedrez puede llegar a quemar 6.000 calorías diarias durante un torneo, el triple que una persona promedio en su actividad cotidiana. La razón es que aumentan la presión sanguínea y la frecuencia respiratoria –que llega hasta a triplicarse– así como las contracciones de algunos músculos. Esos jugadores realizan un ejercicio similar al de algunos atletas, llegando a perder casi un kilo diario de peso; de hecho muchos cuentan con un preparador físico en el equipo. Karpov perdió 10 kilos en 1984 defendiendo el título de Campeón del Mundo de ajedrez y cuando salió de allí decían de su aspecto que «parecía la muerte andante». Al ruso Antipov le midieron un consumo de 560 calorías durante una partida de dos horas, más o menos lo mismo que quema Federer en una hora jugando al tenis. [Fuente: ESPN. Foto (CC) Andreas Kontokanis.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD