Por @Wicho — 3 de Octubre de 2022

EL SLS sobre su plataforma de transporte entrando en el Edificio de ensamblado de vehículos (VAB) antes de la llegada de Ian a Florida. Es una foto tomada desde abajo en la que el cohete ya está medio metido en el edificio; el cielo se ve cubierto de nubes
El SLS y la cápsula Orión de Artemisa I de vuelta al VAB antes de la llegada del huracán Ian – NASA

Aunque el huracán Ian ha causado numerosos daños en Florida, la NASA acaba de confirmar que tanto el cohete SLS ni la cápsula Orión de la misión Artemisa I a la Luna están intactos. De hecho el único problema que ha habido en el edificio de Ensamblado de vehículos (VAB) en el que se guarecieron durante el paso del huracán fue la entrada de un poco de agua en algunas zonas.

Completadas las tareas post huracán en el Centro espacial Kennedy, ahora se podrán extender las plataformas que dan acceso a los distintos niveles del cohete para llevar a cabo las tareas de mantenimiento necesarias. Entre ellas, y quizás la de mayor prioridad, cambiar los componentes caducados del sistema de autodestrucción que resulta que sólo se pueden cambiar en el VAB.

El SLS dentro del VAB visto desde arriba, con las plataformas de acceso aún retraídas
EL SLS en el interior del VAB con las plataformas de acceso aún retraídas – NASA

Así, entre unas cosas y otras, está claro que a la agencia le será imposible tenerlo listo para la ventana de lanzamiento que va del 17 al 31 de octubre. Con lo que ya anuncian que van a trabajar para lanzar la misión en la ventana que va del 12 al 27 de noviembre, aunque aún no han anunciado qué día en concreto será el del intento de lanzamiento.

En esta ventana no se puede lanzar los días 13, 20, 21 ni 26. En ellos es imposible cumplir con los criterios que la agencia ha establecido para esta misión, más estrictos que en futuras misiones:

  • El día de lanzamiento la Luna tiene que estar en la posición adecuada en su órbita para que la etapa superior del SLS pueda hacer la maniobra de inyección translunar –la que la sacar de la órbita terrestre y la lanza hacia la Luna– de tal forma que pueda interceptar la Luna y entrar en la órbita lunar retrógrada lejana programada para la misión.
  • La trayectoria resultante para un día determinado debe garantizar que Orión no esté en la oscuridad durante más de 90 minutos seguidos para que los paneles solares puedan recibir y convertir la luz solar en electricidad y la nave pueda mantener un rango de temperatura óptimo.
  • La fecha de lanzamiento debe ser compatible con una trayectoria que permita la reentrada por saltos programada. Es una maniobra en la que la Orión entrará en la parte superior de la atmósfera terrestre para perder velocidad y al mismo tiempo saltar fuera de ella, y luego volver a entrar para el descenso final y el amerizaje. Esta técnica permite reducir las fuerzas experimentarán las tripulaciones, y a mantener las cargas estructurales de la nave dentro de los límites de diseño.
  • La fecha de lanzamiento debe posibilitar un amerizaje de día para facilitar las tareas de localización y recuperación de la nave.

Pero además, de lanzar los días 12, 14, 15, 16, 17, 18 o 19, se trataría de un lanzamiento nocturno. Que no es algo que la NASA descarte, pero en principio prefiere lanzar de día para obtener mejores imágenes de seguimiento. Claro que eso deja sólo los días 22, 23, 24, 25 y 27 para el lanzamiento. Y teniendo en cuenta que son necesarias 48 horas entre dos intentos consecutivos de lanzamiento, en el mejor de los casos la agencia sólo dispondría de tres intentos en esta ventana.

El SLS está en Twitter como @NASA_SLS; el equipo de tierra de la NASA que lo gestiona está en @NASAGroundSys. La Orión es @NASA_Orion. El programa Artemisa es @NASA_Artemis. Todas ellas están en mi lista de Twitter de cuentas relacionadas con el espacio.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo