Por @Wicho — 29 de Marzo de 2022

Con la puesta en órbita sincrónica al Sol de los satélites Pujiang-2 y Pujiang-2 China acaba de estrenar con éxito el cohete medio Larga Marcha 6A. Se trata de un cohete de capacidad media –4.500 kilos a órbita baja terrestre– derivado del Larga Marcha 6.

A diferencia del Larga Marcha 4, al que sustituye por capacidad, que usa ácido nítrico y dimetilhidrazina asimétrica (UDMH) como propelentes, ambos muy tóxicos, el Larga Marcha 6A usa queroseno (RP1) y oxígeno líquido (LOX) como propelentes para su primera y segunda etapas. El cambio a RP1/LOX es general en la nueva generación de cohetes Larga Marcha

El primer Larga Marcha 6A en la plataforma de lanzamiento – CASC
El primer Larga Marcha 6A en la plataforma de lanzamiento – CASC

La diferencia principal con el Larga Marcha 6 es el uso de una primera etapa derivada de la del Larga Marcha 8 y el uso de hasta cuatro propulsores laterales de combustible sólido que en conjunto le dan casi 3.500 kilos de capacidad extra, aunque es probable que también se hagan lanzamientos con dos o ningún propulsor lateral. Es el primer cohete chino en usar propulsores laterales de combustible sólido.

Así los Larga Marcha modernos empiezan por el Larga Marcha 11, con capacidad de colocar hasta 700 kilos en órbita baja terrestre; le sigue el Larga Marcha 6 con 1.000 kilos; el Larga Marcha 6A con 4.500 kilos; el Larga Marcha 8 con 8.100; el Larga Marcha 7 con 13.500 kilos; y el Larga Marcha 5 con 25.000 kilos. Está en desarrollo el Larga Marcha 9 que debería llegar a los 140.000 kilos.

Esto permitirá a China ir retirando las versiones anteriores, aunque aún tardará unos años en poder dejar de usarlos de todo, en especial en el caso del Larga Marcha 2F, que por ahora es el único que tiene certificado para lanzamientos tripulados.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC