Por @Wicho — 17 de Noviembre de 2018

Lanzamiento de la Progress MS-10

Los suspiros de alivio deben haberse oido hasta en Próxima Centauri cuando el 16 de noviembre de 2018 un cohete Soyuz FG ponía en órbita sin ningún tipo de problemas la cápsula de carga Progress MS-10. Lleva a bordo unos 2.450 kilos de carga y suministros para la Estación Espacial Internacional y sus tripulantes, incluyendo 705 kilos de combustible, 50 kilos de oxígeno y aire, 420 kilos de agua, ropa, material para experimentos, y piezas de repuesto, entre otras cosas.

El anterior Soyuz FG, el U15000-062, fue el que falló el pasado 11 de octubre de 2018 durante el lanzamiento de la cápsula tripulada Soyuz MS-10, obligando a abortarlo, aunque afortunadamente todo quedó en un susto. Bueno, y en un montón de rublos perdidos.

El de la Progress MS-10 el tercer lanzamiento de un cohete Soyuz desde el fallo del 11 de octubre, aunque los otros dos habían sido de Soyuz 2.1b. Sin embargo como los FG y los 2 comparten el mecanismo de separación de los propulsores laterales de la primera etapa, que fue lo que falló, cada uno de esos lanzamientos aumentaba un poco la confianza en que en efecto se había tratado de un fallo puntual de ensamblado del cohete en cuestión. El de la Progress MS-10, de todos modos, es el penúltimo lanzamiento de una Progress en un Soyuz FG, pues a partir de la Progress MS-12 está previsto que Roscosmos pase a utilizar Soyuz 2.1a.

Y sí, es un follón que tanto los cohetes como las cápsulas tripuladas se llamen Soyuz. Y el follón as algo mayor porque coinciden los números de misión de la Soyuz MS-10 y de la Progress MS-10, pero es que pertenecen a la misma generación.

El asunto de los suministros no era crítico porque hay otros tres tipos de naves de carga que se encargan de mantener abastecida la EEI: las Cygnus y las Dragon estadounidenses y los HTV japoneses. Además cada uno de ellas utiliza un cohete lanzador distinto, con lo que es prácticamente imposible que todos tengan problemas a la vez.

Pero sin embargo las únicas naves tripuladas capaces de llegar a la Estación hoy en día son las Soyuz, y no se prevé que la Crew Dragon y la Starliner puedan entrar en servicio al menos hasta mediados de 2019. Así que con los lanzamientos de cápsulas Soyuz parados cabía la posibilidad de que la EEI pudiera quedar deshabitada por primera vez desde el año 2000 porque además la Soyuz MS-09, que en estos momentos está en la Estación, tiene que volver a Tierra a principios de enero de 2019 porque se termina el tiempo que puede pasar en el espacio.

Sin embargo este tercer lanzamiento sin problemas prácticamente asegura que el próximo 3 de diciembre se pueda lanzar la cápsula tripulada Soyuz MS-11.

En cualquier caso la Progress MS-10 está acercándose a la Estación Espacial Internacional, en cuyo módulo Zvezda tiene previsto atracar el domingo 18 a las 20:29, hora peninsular española.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear