Por @Wicho — 23 de Enero de 2021

Impresión artística de InSight en Marte – NASA/JPL-Caltech
Impresión artística de InSight en Marte. Frente a ella, a la izquierda, el sismógrafo; a la derecha en sensor de temperatura – NASA/JPL-Caltech

Hace unas semanas la NASA anunciaba la extensión de la misión de la sonda InSight en Marte hasta diciembre de 2022. Y aún mantenía cierta esperanza de seguir intentando desplegar correctamente su sensor subterráneo de temperatura, conocido como el «topo». Pero poco después, tras una última ronda de pruebas, lo daba definitivamente por perdido.

InSight, que lleva en Marte desde el 26 de noviembre de 2018, tiene como instrumentos principales el sismógrafo SEIS, de Seismic Experiment for Interior Structure, Experimento sísmico para estructura interior, y el sensor de temperatura HP3, de Heat Flow and Physical Properties Package, Paquete de propiedades físicas y flujo de calor.

Ilustración del «topo» – NASA / JPL-Caltech
Ilustración del «topo» – NASA/JPL-Caltech

El sismógrafo pudo ser desplegado sin problemas y a principios de febrero de 2019 ya estaba listo para empezar a funcionar. Aunquye un problema con su ensamblado olbigó a posponer el lanzamiento de la misión de 2016 a 2018. Pero el «topo» se encontró con un suelo con demasiada poca fricción como para conseguir introducirse bajo la superficie del planeta tal y como estaba previsto. El equipo de la misión intentó un montón de estrategias para lograrlo, y aunque en octubre de 2020 parecía que empezaban a lograrlo al final han tenido que darse por vencidos. No se usó un taladro «de toda la vida» porque la estructura necesaria para contrarrestar el par de giro de la broca hubiera resultado demasiado pesada, además de que el consumo de electricidad sería demasiado grande para lo que podrían proporcionar los paneles solares de la sonda.

Lugar en el que el topo intentó enterrarse – NASA/JPL-Caltech
Lugar en el que el topo intentó enterrarse – NASA/JPL-Caltech

En el tiempo que lleva en Marte el sismógrafo de InSight nos ha permitido detectar actividad sísmica en nuestro vecino; antes no sabíamos si la había o si su interior estaba frio y muerto. Con los dos años extra que le han dado obtendremos más y mejores datos sobre esa actividad, ya que una de las cosas que va a hacer es cubrir con arena el cable que une el sismógrafo con la sonda propiamente dicha para minimizar aún más cualquier tipo de señal espuria.

La misión está en Twitter como NASAInSight; SEIS tiene su propia cuenta en @InSight_IPGP. Y se pueden ver las fotos que InSight va mandando casi según llegan en @InsightImageBot.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD