Por @Wicho — 10 de Enero de 2022

El lado oscuro del Webb tal y como se vería en la realidad – NASA
El lado oscuro del Webb tal y como se vería en la realidad – NASA

Una pregunta que nos habéis hecho algunas veces durante el recién terminado proceso de despliegue del telescopio espacial James Webb es la de por qué no lleva cámaras para poder verlo. Al equipo del telescopio también le llegó en numerosas ocasiones la pregunta, así que hicieron un hilo para responderla. Pero la versión TL;DR es que el motivo principal la luz. Por un lado la falta de luz, por otro el exceso de luz. Literalmente.

Por el lado del parasol expuesto al Sol las cámaras tendrían problemas con los reflejos y el contraste porque precisamente la labor del parasol es reflejar la luz que incide en el Webb de la manera más efectiva posible.

Pero por el lado oscuro, que por otra parte es dónde se produjo la mayor parte de la actividad es justamente el contrario: a pesar de que las imágenes por ordenador que hemos estado usando para ilustrar todo el proceso incluyen iluminación la realidad es que ese lado se ve como la ilustración que abre esta anotación. O más bien no se ve. No es que no haya nada que ver. Es que no se puede ver nada. Al menos no en el espectro de la luz visible.

Luego estaría el asunto de que habría que alimentar esas cámaras, lo que sería especialmente complicado en el lado oscuro porque los cables de alimentación emitirían en el infrarrojo, por poco que fuera. Y también habría que asegurarlos muy bien para evitar cualquier posible vibración que pudiera afectar a la calidad de las imágenes del Webb,

Y la temperatura. Quizás en el lado iluminado las temperaturas serían compatibles con la vida digital de las cámaras modernas, aunque hay que recordar que el Webb lleva diseñado más de veinte años. Pero desde luego en el lado oscuro no. A esas temperaturas los plásticos se rompen y los adhesivos dejan de funcionar. Hubiera sido necesario diseñar una o varias cámaras especiales y todo era ya suficientemente complejo –y caro– como para ponerse con ello.

Así que nada de cámaras; el equipo del Webb está haciendo –brillantemente, nunca se dirá lo suficiente– su trabajo usando datos de todo tipo de sensores.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC