Por @Wicho — 29 de Abril de 2022

Una magnífica noticia que llega desde el punto de Lagrange L2 a un millón y medio de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol: el telescopio Webb está enfocado y listo para la puesta en marcha de sus instrumentos.

Y es que en los pasados días se dieron por completadas satisfactoriamente y sin problemas las siete fases del proceso de enfoque del telescopio:

  1. Identificación de la imagen de cada segmento para saber qué imagen es de cada uno de los 18 espejos que componen el espejo principal.
  2. Alineación de segmentos para que la imagen de cada uno de ellos esté en un punto determinado y controlado.
  3. Apilamiento de imágenes para que las 18 imágenes caigan en un solo punto.
  4. Enfoque grueso con la curvatura de los espejos individuales.
  5. Enfoque fino con las ópticas internas de los instrumentos del Webb.
  6. Alineación para los demás instrumentos, y es que en los pasos anteriores sólo de trabaja con la NIRCam.
  7. Alineación final una vez que se han hecho los ajustes para cada instrumento.

La prueba está en esta imagen de parte de la Gran Nube de Magallanes, que recoge –enormemente reducido de tamaño, ya que a tamaño real pesaría unos 400 MB– el campo focal completo del Webb, en el que cada instrumento capta la luz infrarroja de un segmento determinado:

Imagen de revisión de enfoque del Webb - NASA/ Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial
Imagen de revisión de enfoque del Webb - NASA/ Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial

El científico Mark McCaughrean explica en este hilo qué se ve en ella y que se puede esperar en el futuro de cada uno de los instrumentos de a bordo.

Según la NASA

El rendimiento óptico del telescopio sigue siendo mejor que las predicciones más optimistas del equipo de ingeniería. Los espejos del Webb dirigen ahora la luz completamente enfocada que se recolecta desde el espacio hacia cada instrumento, y cada uno de ellos está capturando imágenes con la luz que les llega. La calidad de la imagen suministrada a todos los instrumentos está «limitada por la difracción», lo que significa que el refinamiento de los detalles que se pueden ver es tan bueno como es físicamente posible dado el tamaño del telescopio. A partir de este momento, los únicos cambios en los espejos serán ajustes periódicos muy pequeños en los segmentos del espejo primario.

Esta imagen, en cualquier caso, es una imagen de ingeniería en la que la fidelidad a lo que realmente está captando el Webb está supeditada a que haya servido para comprobar el enfoque. De hecho la imagen real es monocroma; los tonos rojizos han sido aplicados para que la imagen sea más atractiva a nuestros ojos.

Lo que toca en los próximos dos meses o así es poner en marcha los instrumentos, comprobando que funcionan como se espera, y calibrando tanto su funcionamiento como su respuesta a las condiciones de trabajo observando distintas porciones del cielo. No hay que olvidar que cada uno de ellos tiene sus propias lentes internes, máscaras y filtros.

Rueda de filtros del instrumento MIRI – NASA
Rueda de filtros del instrumento MIRI – NASA

Así que la fecha para ver las primeras imágenes «de verdad» captadas por el Webb sigue siendo este verano.

A modo de recordatorio, aunque Mark McCaughrean los menciona en su hilo, los cuatro instrumentos del Webb son:

  • El Instrumento para el Infrarrojo Medio (MIRI), que observará objetos fríos y lejanos en el infrarrojo medio y permitirá hacer un mapa espectroscópico del universo que permitirá ver qué elementos hay por ahí. Es un desarrollo conjunto de la ESA y la NASA.
  • La Cámara para el Infrarrojo Cercano (NirCAM), que permitirá ver los objetos más lejanos nunca observados en el infrarrojo cercano. Esto incluye la luz de las primeras estrellas y galaxias. Juega también un papel fundamental en la alineación del telescopio. Su desarrollo fue liderado por la NASA.
  • La Cámara para el Infrarrojo Cercano y Espectrógrafo sin Rendija (NIRISS), que permitirá estudiar la temperatura. masa y composición química de los objetos que observe el telescopio. También permitirá averiguar qué moléculas hay presentes en las atmósferas de exoplanetas. Este instrumento incluye el Sensor de Guiado Fino (FGS), que se encarga de apuntar con precisión el telescopio. La Agencia Espacial Canadiense (CSA) fue la encargada de su desarrollo.
  • El Espectrógrafo para el Infrarrojo Cercano (NIRSpec), que permitirá medir la temperatura, masa y composición química de los objetos que observe el Webb en esta banda. También contribuirá al mapa espectroscópico del universo; de hecho es capaz de captar el espectro de hasta 200 objetos simultáneamente. Es un desarrollo de la ESA.

Se puede ver el estado del telescopio en tiempo real en la página Where is Webb?. Y también información sobre la misión en las cuentas de Twitter @NASAWebb, gestionada por la NASA, y en @ESA_Webb, gestionada por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC