Por @Alvy — 6 de Noviembre de 2018

En este vídeo de TED-Ed se ponen los puntos sobre las íes con algunos datos sobre los materiales con que se fabrican los terminales móviles que la gente lleva en sus bolsillos: 2.500 millones actualmente en uso, más todos los que se han desechado desde hace décadas, más los miles de millones que están por venir. (Según otras fuentes hay 5.000 millones de propietarios de teléfonos móviles actualmente.)

Si se pudieran separaran los componentes químicos (unos 70 en total) de todos esos miles de millones de terminales, obtendríamos:

  • 85.000 kilos de oro
  • 875.000 kilos de plata
  • 40.000.000 kilos de cobre
  • 16 de las 17 tierras raras de la tabla de los elementos (neodimio, terbio, disprosio… el único que no se usa todavía es el prometio)
  • Elementos como paladio, aluminio, plomo, potasio, platino, tungsteno, estaño, magnesio, litio, silicio y potasio

El problema principal es que las tierras raras son elementos además de escasos irremplazables en nuestro planeta: cuando se agoten, se agotaron. Eso significa que hasta que se encuentre una alternativa técnica viable lo que haya en los yacimientos de todas partes del mundo es lo único que tendremos disponible.

Los materiales raros de que están compuestos los 2.500 millones de terminales móviles que se usan hoy en día en el mundo / TED-Ed

TED-Ed conciencia con este vídeo acerca de que además la extracción de estos elementos, denominada «minería a cielo abierto», es bastante perjudicial para los terrenos. Las condiciones laborales de quienes trabajan allí suelen ser malas por no decir pésimas. Los trabajos de extracción contaminan una barbaridad, como también contaminan los procesos de fabricación (que requieren petróleo y emiten gases de efecto invernadero); pero de momento todo vale con tal de fabricar más y más móviles como demanda el mercado. Finalmente cuando los teléfonos se quedan viejos o se rompen suelen ir a la basura (o al punto limpio o a empresas de reciclaje) muchas veces contaminando igual que lo hace la propia minería para extraerlos. Lo que viene siendo hacer un pan como unas hostias, vamos.

Tal y como dicen en el vídeo y ya comentamos hace una década al hablar de algunos de los aspectos energéticos y de emisiones de CO2 de la fabricación y uso de los móviles, el impacto es importante. Dado que vivir sin móvil es hoy en día bastante complicado, por decir casi excluyente, lo ideal para reducir ese impacto sería mantener el mismo teléfono móvil todo el tiempo que sea posible y no cambiarlo por otro simplemente por las novedades o las modas. En 2019 se prevé que habrá 3.000 millones de terminales usándose en el mundo y casi la mitad de la población tendrá uno – y la cifra no dejará de aumentar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear