Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2018

Techmoan rememora en este vídeo histórico el formato de Video 2000, el famoso tercer contendiente en las «guerras del vídeo» de los 70 y 80 de las que muchos no recuerdan más que existían Betamax y VHS y que el formato VHS salió victorioso. Quizá lo más curioso es que el Video 2000 de Philips (Beta era de Sony, VHS de JVC quien lo licenció) es incluso anterior y muchos dicen que cuando menos igual pero probablemente incluso mejor en calidad y tecnología que el VHS – de hecho era el tercer formato de Philips, al que precedieron el VCR (1972) y el VCR LP (1977). Entender qué pasó con todos ellos y con el V2000 en particular es aprender de la historia de las guerras de formatos, mercados y tecnología del mundo del vídeo doméstico.

Todas estas cintas magnéticas de vídeo eran tenían una pulgada de ancho y entre las principales diferencias estaban la forma de los cartuchos (generalmente incompatibles), la velocidad de la cinta y la «densidad» de grabación – de modo que podían grabar entre 30 minutos y 6 horas en el caso del V2000. Las cintas V2000 además funcionaban a dos caras: se les podía dar la vuelta y seguir grabando (una cinta doméstica solía grabar 3+3 = 6 horas de vídeo, algunos sistemas también 16 horas de sonido estéreo).

En España su cuota de mercado apenas pasó del 10 por ciento, pero en otros países europeos llegó al 20-25% – normalmente luchando contra un 50% de VHS y el resto Betamax. El caso es que esa diferencia no hizo sino aumentar y al final, aunque no fuera el primero ni técnicamente el mejor, el formato VHS salió triunfador.

Video 2000 / Techmoan

Además de unos repasos a los folletos técnicos de la época Techmoan aprovecha también para rebatir la famosa leyenda urbana acerca de que el VHS triunfó porque había más películas pornográficas en ese formato que en Beta (o Video 2000). Es algo que ya habíamos oído explicar a Bill Hammack «The EngineerGuy» y que simplemente no es cierto. Las distribuidoras ofrecían normalmente los títulos en todos los formatos; no hacerlo hubiera sido perder ventas y las películas solían salir para venta y alquiler en VHS, Beta, 2000, Laserdisc y lo que hubiera (los archivos sobre las primeras colecciones de vídeos Playboy lo demuestran). Además, la mayor parte de la gente usaba los aparatos para grabar de la televisión, no tanto para alquilar o comprar.

La parte final del vídeo con un montón de viejos aparatos, cintas –algunas de las cuales se quedan atascadas y destrozan– imágenes en pantalla con las clásicas interferencias y el tracking desplazado y el vistazo a las tripas de los reproductores es totalmente entrañable. Y para tener más de 40 años no están nada mal de calidad todavía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear