Por @Alvy — 2 de Mayo de 2019

Estos curiosos experimentos de Mr. Michal sirven tanto para fabricar trenecitos y pistas de carreras con pilas normales y corrientes (o baterías recargables) como para comparar cuál parece ser más poderosa por su carga/rendimiento. Todo lo que se necesita es:

  • Cable de cobre para enrollar como una bobina
  • Pilas (AAA, AA o C)
  • Imanes de neodimio, de mayor diámetro que las pilas

Ojo que los imanes tienen que ser de los «potentes», de neodimio, no de los normales; no son difíciles de encontrar en cualquier caso.

La construcción del bucle infinito es especialmente meritoria, porque aunque se vea un tanto chapucera proporciona diversión durante más de media hora (entre 28 y 38 minutos, según la carga). Los motores homopolares son así de divertidos: no son máquinas de movimiento infinito pero casi lo parecen.

Suponiendo que no haya trampa ni cartón, y que todas estén en el mismo estado –recién sacadas de su envoltorio– tal y como puede verse en el vídeo el resultado es #1 Varta, #2 Duracell, #3 Energizer. Al comprar las pilas (las «no recargables») también hay que tener en cuenta que la duración fuera de servicio se deteriora con el tiempo; aunque esto no es un gran problema en muchos paquetes se puede comprobar la fecha de caducidad.

(Vía The Awesomer.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo