Por Nacho Palou — 26 de Abril de 2018

Utilizan una impresora 3D convencional de bajo coste (unos 400 dólares), investigadores de la universidad de Minnesota han logrado por primera vez imprimir un circuito impreso directamente sobre la piel, sobre la mano.

Aunque por lo que se ve en el vídeo el circuito impreso se pega ya fabricado y la impresión 3D se utiliza para imprimir lo que parece ser una antena RFID, el componente que capta energía eléctrica para transmitir la información contenida o producida por el circuito impreso.

El logro por ahora tiene que ver más con la posibilidad de imprimir directamente sobre la piel humana. Parte del proceso requiere la aplicación un sistema de visión artificial que adapta la impresión a los pequeños movimientos de la mano, y a la irregularidades de la superficie. Según los investigadores el sistema utiliza marcas de referencia, los pequeños círculos blanco y negro, para ajustar la impresión al movimiento y contornos de la mano, de tal modo que el circuito impreso tenga la forma adecuada.

Los investigadores creen que este método de impresión 3D puede dar lugar a nuevas técnicas de fabricación y a wearables directamente impresos en el cuerpo. Por ejemplo, “podrá ser usada por soldados en el campo de batalla para imprimir sensores temporales que detecten agentes químicos o biológicos o células solares para producir electricidad, además de para tratamientos médicos avanzados.”

La impresión utiliza tinta conductiva compuesta por partículas de plata que se funde a baja temperatura, para evitar quemar la piel. Para quitar la electrónica basta con quitar el dispositivo electrónico con pinzas o lavarlo con agua.

Vía PhysOrg.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear