Por Nacho Palou — 26 de Julio de 2018

Esta catarata artificial está instalada en el edificio Liebian, en la ciudad china Guiyang, pero al parecer no se utiliza mucho debido al coste de la factura eléctrica: una hora funcionando cuesta unos 100 euros, así que se enciende de vez en cuando —en días festivos— y durante no más de 10 o 20 minutos cada vez.

Según KanKaNews (vía Oddity Central) los depósitos de agua situados bajo el edificios tienen cuatro plantas de profundidad.

En esos depósitos se recoge el agua y desde ellos se vuelve a elevar usando bombas eléctricas para indignación de algunos, que opinan que es una idea "terrible" y que "se trata de conservar la energía en lugar de derrocharla."

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear