Por @Wicho — 23 de Noviembre de 2018

Ya habíamos mencionado con anterioridad el impresionante trabajo de Joe Barnard y BPS Space, incluyendo su Falcon Heavy a escala 1:48. Pero volvemos con ellos porque acaban de hacer el primer lanzamiento de ese cohete, que a esa escala mide casi 1,5 metros de altura.

No fue del todo bien porque el calor generado por el primer motor del cuerpo central fundió su soporte, con lo que el motor cayó por la parte de atrás (sobre el segundo 30 del vídeo), con lo que el cohete perdió como un tercio de su impulso.

Pero el ordenador de a bordo –lleva uno en cada uno de los cuerpos y otro en la segunda etapa– detectó el problema y activó la secuencia para abortar el lanzamiento, desplegando correctamente el paracaídas de la primera etapa. Y luego el ordenador de la segunda etapa, al detectar también que las cosas no iban bien, también desplegó el paracaídas… y lanzó el Tesla que llevaba como carga útil.

Tanto la primera etapa del cuerpo central como la segunda y los dos cuerpos laterales aterrizaron sin mayores problemas gracias a sus paracaídas, igual que el Tesla, aunque el cuerpo central sufrió un pequeño impacto de uno de los laterales.

De vuelta a tierra

Para el siguiente lanzamiento, previsto para principios de 2019, el objetivo es solucionar el tema del soporte del motor y aligerar el cohete en general, así como simplificar los procedimientos pre-lanzamiento.

El objetivo final: que los cuerpos laterales aterricen en vertical, y que el central caiga en un estanque cercano. Como un Falcon Heavy de verdad. Quizás convenga recordar a estas alturas que no estamos hablando de un Falcon Heavy de SpaceX sino de un modelo, de un cohete fabricado por aficionados. Im prezionante.

Joe está en Twitter como @joebarnard; BPS Space es @bps_space.

(Vía Miguel Ángel Moro).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear