Por @Wicho — 21 de Abril de 2022

Ilustración del Skylab de Lego de SkylabBricks
Ilustración del Skylab de Lego de SkylabBricks

Aunque no tuvo una carrera demasiado productiva el Skylab fue la primera estación espacial estadounidense. Primera y única, se puede argumentar, porque la siguiente en la que participó fue ya la Estación Espacial Internacional. Ahora, si quieres hacerte con un modelo de Lego de esta histórica nave espacial, tienes dos opciones, aunque no es un kit oficial sino que lo vende SkylabBricks en Etsy.

De hecho hay dos opciones: puedes comprar las instrucciones de montaje por 12 euros, que vienen junto con una lista de piezas para comprar en BrickLink pero sin ninguna pieza, o comprar el kit completo por 290 euros, aunque no se espera que empiecen a enviarlo hasta junio.

El modelo, que incluye un módulo de mando y servicio del programa Apolo en el que llegaban y se iban sus tripulaciones, usa 1.455 piezas si montas la versión que entró en órbita o 1.426 para montar un Skylab tal y como fue diseñado. En cualquiera de las dos opciones mide 52,4× 44×23,1 centímetros y pesa 1,1 kilos. Eso lo pone en una escala 1:73.

El Skylab tiene una historia cuando menos curiosa: resultó dañado en su lanzamiento, perdiendo parte de su escudo contra micrometeoritos y uno de sus paneles solares –de ahí las dos versiones del kit y que el Skylab en órbita no sea simétrico–, mientras que el otro no se desplegó. El escudo también actuaba como parasol, así que el interior del laboratorio estaba a temperaturas bastante insoportables, por no hablar de que el calor hacía que algunos de los materiales con los que estaba construido expulsaran gases tóxicos.

Así que en la primera misión tripulada tuvieron que ponerle un parasol desplegable que sacaron al exterior mediante una esclusa que en realidad estaba ahí para poder sacar experimentos al espacio. Eso lo hizo habitable.

El Skylab fotografiado por su última tripulación
El Skylab fotografiado por su última tripulación al partir de vuelta a casa. Se ve perfectamente el parasol desplegable – NASA

Pero estaba el problema de que sólo tenían en funcionamiento los paneles solares del telescopio, que tenían una capacidad de producción de electricidad insuficiente para todo lo que se quería hacer a bordo de la estación. Así que «Pete» Conrad y Joe Kerwin salieron al exterior para intentar liberar el panel solar atascado. Descubrieron que unos restos del escudo eran los que le impedían extenderse, así que tras cortarlos tiraron del panel para ver si su bisagra se activaba. Y en efecto lo hizo. Con tal fuerza que salieron despedidos… aunque afortunadamente estaban sujetos por unos cabos de seguridad que les permitieron volver a bordo.

Pero las historias curiosas del Skylab no terminan ahí: su tercera y ultima tripulación protagonizó la única huelga en el espacio de la que hay constancia.

El Skylab terminó sus días el 11 de julio de 1979 con una reentrada no controlada en la atmósfera al no haber estado listos a tiempo –por algo más de dos años– los transbordadores espaciales que hubieran sido utilizados para subir su órbita periódicamente. Una reentrada que permitió a un joven australiano ganar 10.000 dólares de la época.

(Vía Scott Manley).

§

Nuestro libro: Se suponía que esto era el futuroEn nuestro libro Se suponía que esto era el futuro, que puedes encontrar en librerías y en las tiendas de libros electrónicos hay un capítulo completo dedicado a la Cronología de la era espacial, por si quieres saber más sobre todo esto.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo