Por @Alvy — 22 de Marzo de 2019

Cuando los ordenadores modernos –ejem por lo de «modernos»– comenzaron a usarse para tareas civiles importantes como era ayudar en el control de tráfico aéreo la seguridad era la prioridad ante todo. En el año 1971 un ordenador especializado IBM 9020 podía servir para seguir la pista a varios aviones a la vez, aunque no muchos: cada equipo tenía 512 KB de memoria RAM y se usaban decenas de ellos trabajando coordinadamente cuando había mucho tráfico.

¿Eran fiables? No podías abarcarlos con un abrazo ni mucho menos levantar su peso o tirarlo por la ventana. Pero están construidos «a prueba de fallos».

En este vídeo de CuriousMarc que me encontré en YouTube se muestra cómo eran los núcleos de memoria magnéticos. En otros vídeos han hecho incluso radiografías a estas piezas para ver cómo son y en qué estado se encuentran. El IBM 9020 era un Sistema 360/50 o 65 y se instalaban varios para encargarse de los aviones o del rádar. Cada placa («plano«) tenía 33 KB de memoria: 32 KB de datos y 1 KB de bits extra de registros y otros usos. También había 1 o 2 bits de paridad por cada uno cada esos 9 o 18 «planos».

IBM 9020 en un centro de control de tráfico aéreo

En la vieja fotografía se pueden ver cómo eran los armarios del IBM 9020: están a la derecha del técnico que está sentado. Había 4 placas de memoria en cada bloque y 4 bloques por armario, con una decena de armarios de 512 KB cada uno en un centro de control típico, unos 5 MB por tanto, menos de lo que ocupa una foto de calidad hoy en día.

Y cables, muchísimos metros de cable.

Si algo fallaba, no pasaba nada: todo estaba doblemente comprobado y replicado, así que era muy tolerante a fallos, como se suele decir en la industria. Se podía cambiar el trabajo a otro procesador y recuperar los datos sin mayores problemas. Al fin y al cabo se estaban controlando cientos de aviones con miles y miles de personas abordo.

Además de eso no podía faltar una impresora gigante de líneas, la mítica IBM 1403, y diversos sistemas de almacenamiento en cinta magnética. Teniendo en cuenta que toda esta informática jurásica funcionaba con cables, núcleos de ferrita, miles de soldaduras y frágiles placas, todavía impresiona. Tanto como uno de los datos al respecto: estos equipos no se retiraron totalmente del servicio hasta 1999, básicamente porque se pensó que no superarían el efecto 2000. Curiosamente, los equipos por los que fueron reemplazaron continuaron ejecutando su software en emulación durante un buen tiempo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo