Por @Alvy — 21 de Octubre de 2010

Cuando creíamos haberlo visto todo en el mundo de la robótica, llega E.A.R.L., un robot que juega a los bolos. Tal y como cuentan en Popular Science es capaz de repetir los movimientos con precisión milimétrica y conseguir un tiro perfecto sin demasiados problemas: dicen que en alguna ocasión ha marcado una partida perfecta: 300 puntos (12 plenos).

Sin embargo, esta bestia que acojonaría incluso a Jesús Quintana perdió miserablemente contra un campeón humano: Chris Barnes batió a la máquina por 259 a 209 en un «reto oficial» celebrado recientemente. ¿Cómo lo hizo?

El secreto es que las pistas de bowling se pulen e impregnan con un aceite especial para conservarlas y a la vez mejorar el deslizamiento de las bolas. Si se realiza siempre el mismo lanzamiento por el mismo sitio el aceite acaba desgastándose de forma no uniforme y modificando el rozamiento de la pista, algo que influye sobremanera en el giro y trayectoria de la bola. El campeón humano supo ajustar su tiro gracias a la experiencia más rápidamente de lo que pudo hacerlo el robot, que no pudo superar las cambiantes condiciones de la pista.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo