Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Amazon Echo / 2 Gen

Según cuentan varios medios, un juez de New Hampshire (Estados Unidos) ha ordenado a Amazon entregar las grabaciones que tenga en su poder de un altavoz inteligente Echo que se hallaba en la escena de un crimen en el que aparecieron dos mujeres apuñaladas. Como en un thriller, el Echo pudo ser «testigo silencioso» de lo que sucedió allí, dado que analiza todo lo que se dice esperando órdenes como buen gadget inteligente.

En este caso el presunto culpable se declaró inocente, y el Echo ha sido presentado como prueba, aunque las grabaciones del sonido ambiente –si las hubiere– estarían en los servidores de Amazon, que es por lo que el juez ha ordenado que se entreguen. También pide la información de los dispositivos (móviles, etcétera) enlazados con el altavoz. Sería raro que hubiera algo esclarecedor grabado, pero a veces los Echo y otros aparatos de este tipo guardan más audio de lo debido para analizar las órdenes (aunque en este caso sólo si detectan primero la palabra «Alexa», pero a veces se activan por ruidos, música y otras situaciones).

El año pasado ya sucedió lo mismo en otro caso similar en Arkansas, con la diferencia de que la persona acusada aceptó que se entregaran los datos. Amazon en principio se negó pero luego entregó el material. Este tipo de casos y situaciones son además muy diferentes de unos países a otros según sus leyes.

Más detalles:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear