Noviembre2018

Por @Alvy — 30 de Noviembre de 2018

Unidad Dual SanDisk USB Tipo C

Nos enviaron para probar una Unidad Dual USB Tipo C de 32 GB de SanDisk que básicamente un pendrive USB, de diseño sencillo y elegante aunque con algunas particularidades.

El primero es que tiene dos conectores físicos: un USB Tipo A (el conector grande de toda la vida) y otra USB Tipo C (el más moderno tanto para ordenadores como para teléfonos y tabletas. Basta mover una palanquita para que el conector A o C salga por uno de los extremos y quede bloqueado (se pulsa para desbloquear); sólo se puede usar uno a la vez. La unidad en sí es pequeña y por su diseño no da problemas con otros cables o conectores al enchufarla en los puerto. La he probado con un MacBook Pro, un MacBook Air, un iMac de los antiguos y en varios hubs USB, sin mayores problemas.

En cuanto a capacidad y velocidad está disponible en versiones de 16/32/64/128 y 256 GB y se indica que alcanza una velocidad máxima de 150 MB/s (megabytes por segundo). Este dato es siempre el «rendimiento teórico», que como se puede imaginar depende de varios factores:

  • Esa tasa máxima es para lectura; en escritura es menor.
  • Es necesario que el ordenador o dispositivo sea USB 3.0 o 3.1 (y los móviles requieren el OTG, On-The-Go), pero por suerte ya casi todos los equipos modernos lo son.
  • También depende de qué se vaya a copiar: no es lo mismo un archivo de 16 GB que 150.000 archivos que sumen 16 GB.
  • Ojo con los hubs USB si la unidad no se conecta directamente al equipo/dispositivo; los más viejos pueden ser sólo 2.0 (o peor) y esto disminuye mucho la velocidad.
  • Y ojo también con el formato de la unidad; el rendimiento puede variar según sea MacOS Plus, FAT o ExFAT y si está encriptada o no. (La probé con MacOS Plus y con FAT, siempre sin encriptar).

En mis pruebas por ejemplo puede hacer una copia/escritura de un fichero de 4 GB a la unidad en ~150 segundos (que son unos ~27 MB/s), mientras que la lectura del mismo archivo para copiar a un disco duro fueron sólo ~30 segundos (~137 MB/s), mucho más cerca del máximo teórico. Del mismo modo mientras que grabar en la unidad 14.000 archivos totalizando 12 GB requirió 560 segundos (~22 MB/s), para leerlos sólo se necesitaron 210 segundos (~60 MB/s).

Algo que no llegué a probar es el SanDisk Memory Zone, que es un software que permite explorar y transferir archivos en teléfonos Android, algo que suele ser un poco complicado si no se sabe dónde están las cosas, si no se quiere instalar software en el ordenador o si la conexión wifi es tirando a lenta. Una de las sugerencias del fabricante es usar esta memoria como almacen «extra» para fotos o vídeos que se graban con el móvil.

El detalle del «formato dual» de sus dos USB resolverá las necesidades concretas de algunas personas. A mi me ha resultado especialmente útil para copiar y leer de un ordenador que es sólo USB Tipo C (MacBook Pro) a otro USB A (MacBook Air), principalmente en esas interminables copias de unos pocos GB pero muchísimos archivos –del orden de 100.000 o 200.000– que a través de wifi se hacen eternas. No hay que olvidar que un pendrive no es un disco duro, pero que al menos cuente con la tecnología más moderna y rápida alivia bastante la situación para muchos usos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2018

Listo para ir a la plataforma de lanzamiento – Roscosmos

Después de que la tripulación principal y la de respaldo completaran sus últimos ensayos de lanzamiento durante el 29 de noviembre de 2018 la agencia espacial rusa, Roscosmos, ha terminado el ensamblado del cohete Soyuz FG que debe poner en órbita la cápsula tripulada Soyuz MS-11.

De hecho la primera y la segunda etapa ya llevan unos días listas a la espera de que terminaran esos últimos ensayos. Y al terminar estos la MS-11, que también lleva días metida en su cofia protectora, ha sido puesta en posición horizontal para acoplarla con el resto del cohete.

Pocos cohetes habrán recibido durante los últimos años el grado de atención durante su procesado que ha recibido este, por no hablar del grado de exposición pública que le ha dado Roscosmos al proceso, pues ha pubicado numerosos fotos y vídeos. No recuerdo, por ejemplo, haber visto antes un vídeo que cubra el acoplamiento de los propulsores laterales y aquí hay uno:

Es sin duda debido a que fue precisamente un fallo en la separación de uno de esos propulsores lo que hizo fallar el lanzamiento de la Soyuz MS-10 en octubre de 2018, fallo que afortunadamente se saldó sin daños para la tripulación.

La Soyuz MS-11 tiene previsto su despegue el 3 de diciembre a las 12:31:53, hora peninsular española. Si todo va bien llegará a la Estación Espacial Internacional a las 18:30 del mismo día. El lanzamiento se podrá seguir a través de NASA TV a partir de las 11:30.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2018

El primer módulo de servicio de una cápsula Orión, fabricado por la Agencia Espacial Europea, llegó a al centro el pasado día 5 de noviembre. Tras ser sometido a las pruebas pertinentes los técnicos de la NASA del Centro espacial Kennedy ya han terminado de apretar los 192 pernos que tienen como misión mantenerlo unido al adaptador que a su vez permitirá conectarlo a la primera cápsula Orión sin que todo se descuajeringue durante el lanzamiento.

Con unas medidas de 4 metros de alto, 4,1 de diámetro en la parte superior, y 19 metros de ancho con los paneles solares desplegados el módulo de servicio se encarga de la propulsión de la cápsula Orión, así como de proporcionarle electricidad, almacenar consumibles tan importantes como el aire y el agua, y del control térmico; también puede utilizarse para llevar alguna carga útil.

El adaptador, por su parte, lleva la electrónica de control e incorpora los conectores rápidos que permiten dar servicio a la Orión propiamente dicha.

Componentes de la Orión

El conjunto fue trasladado después a una sala limpia para proceder a soldar los conductos de combustible y agua. Es importante hacerlo en una sala limpia para asegurarse de que nada se mete dentro de ellos, lo que podría causar un atasco o un fallo más adelante.

Después vendrá la tarea de conectar todos los cables de corriente y datos, tarea que debería estar terminada antes de las Navidades. A partir de ahí el plan es encender el módulo se servicio en la segunda mitad de enero de 2019 para comprobar que todo funciona como debe y, de ser así, conectarlo ya a la Orión.

Todo el conjunto será entonces enviado a la Space Power Facility (SPF) en Plum Brook. Se trata de una cámara de vacío que tiene una altura de 37 metros y un diámetro de 30 con un interior en forma de bala. Es la cámara de su tipo más grande del mundo con un volumen interno de 22.653 metros cúbicos. Puede generar un vacío de 2×10-6 milímetros de mercurio –la presión atmosférica estándar es de 760 mm de mercurio– y emular la radiación solar; también puede variar su temperatura entre los -160ºC y los 60ºC. En su interior se han probado ya incontables naves y sondas espaciales y la Orión no va a ser menos; estará dentro de ella al menos 60 días.

Space Power Facility

La idea de la NASA sigue siendo lanzar la primera Orión –vacía, eso sí– en la Exploration Mission-1. Es una primera misión de comprobación de que todo está listo que ahora mismo está programada para junio de 2020. Pero para conseguirlo le hace falta un cohete –por no hablar de una plataforma de lanzamiento y una torre de servicio– y no está nada claro que todo vaya a estar listo a tiempo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2018

Un año más el certamen de monólogos científicos FameLab España abre el plazo de inscripción. Para participar basta con que seas mayor de edad, tengas la nacionalidad española o residas en España, y que curses estudios o ejerzas cualquier actividad profesional o laboral en áreas relacionadas con el ámbito de la ciencia y/o la tecnología, incluida la docencia preuniversitaria especializada en ciencias.

Bueno, eso y que seas capaz de hacer un monólogo –no necesariamente humorístico, ojo– en el que cuentes en un máximo de tres minutos un tema científico o tecnológico. Tendrás que grabarlo en vídeo y esperar que te permita pasar una primera criba. De ser así podrás acceder a una jornada de formación que te permitirá enfrentarte a la semifinal, de ahí a una masterclass, y de ahí a la final. Si resultas ganador nacional participarás en la final internacional que se celebrará durante el Festival de Cheltenham de Ciencia en junio de 2019.

Siempre he dicho que es muy difícil, especialmente cuando el monólogo tiene un toque de humor, traducirlo al inglés, que es el idioma de la final internacional, con lo que veo casi imposible que gane el certamen mundial un monologuista que no tenga el inglés como lengua materna (o casi). Pero tampoco está nada mal ganar el nacional. Y si no que se lo digan, por ejemplo, a los chicos de Big Van.

El plazo de inscripción termina, por cierto, el 31 de enero de 2019 a las 13:00 horas, hora peninsular española.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear