Por @Wicho — 28 de Diciembre de 2019

Apenas terminada la Segunda Guerra Mundial el Ministerio del Aire del Reino Unido emitió una solicitud para el diseño de un bombardero estratégico con capacidad de llevar bombas nucleares que le permitiera enfrentarse a la realidad de un mundo en el que las bombas atómicas se habían convertido en una opción.

Como los requisitos eran bastante exigentes terminó por contratar la construcción de hasta tres bombarderos distintos por si alguno de los diseños no funcionaba como se esperaba. Eran el Vickers Valiant, el Handley Page Victor y el Avro Vulcan. Se les conocía como los bombarderos V y en su momento de máximo esplendor en junio de 1964 llegó a haber en servicio 50 Valiants, 39 Victors y 70 Vulcans.

Victor, Vulcan y Valiant en vuelo
De izquierda a derecha Victor, Vulcan y Valiant en vuelo – RAF/MOD

Pero a finales de ese mismo año los Valiants empezaron a ser retirados del servicio por problemas de fatiga de metal en sus alas. Sus tareas fueron asumidas por los Victor y los Vulcan. Aunque para entonces estaba claro ya que la misión original de penetrar las defensas soviéticas a gran altura con una bomba nuclear había quedado obsoleta gracias al desarrollo de los misiles tierra aire y aire aire y la idea era realizar las misiones a baja cota. Y en julio de 1969 la misión de disuasión nuclear fue transferida a los submarinos con misiles Polaris de la Royal Navy con lo que la última vez que un bombardero V voló con un arma nuclear fue el 21 de diciembre de 1970, quedando a partir de entonces dedicados a misiones de bombardeo con armas convencionales.

De hecho las dos únicas veces que los bombarderos V fueron usados en combate fue, afortunadamente, en el papel de bombarderos convencionales. Los Valiant durante la guerra del Sinaí y los Vulcan durante la guerra de las Malvinas en la Operación Black Buck, durante la que llevaron a cabo las misiones de bombardeo de más largo alcance de la historia hasta ese momento. Aunque en realidad la Operación Black Buck pudo ser llevada a cabo por los pelos ya que los Vulcan estaban a punto de se retirados cuando estalló la guerra.

La guerra de las Malvinas, de hecho, hizo que se retrasara la retirada de los Vulcan, que siguieron en servicio en el 50 Escuadrón hasta el 13 de marzo de 1984. Pero aún después de disolver el escuadrón el Ministerio de Defensa decidió mantener un Vulcan en servicio para festivales aéreos; no en vano el Vulcan, a pesar de ser un bombardero, era tan maniobrero que tenía una palanca de mando como la de un caza en lugar de unos cuernos como es habitual en un avión de este tipo.

Esa tarea fue llevada a cabo primero por el Vulcan con matrícula XL426 y luego por el XH558 hasta que en 1992 fue vendido a un particular. El avión llevó a cabo su último vuelo con la RAF el 23 de marzo de 1993 y en principio su destino era ser utilizado para demostraciones en tierra en las que rodaba por la pista pero sin llegar a despegar. Sin embargo poderoso el aerotrastorno demostró ser en su dueño quien, tras varias campañas de recogida de fondos y gracias también a dinero recibido de la lotería nacional consiguió devolverlo al vuelo en 2007, ya con el registro civil G-VLCN.

El Vulcan XH558 en RIAT 2015
El Vulcan XH558 en RIAT 2015 – Airwolfhound en Wikipedia

Desde entonces fue uno de los aviones favoritos de los festivales aéreos hasta que se confirmó que en 2015 dejaría de volar. Por un lado cada vez quedaban menos mecánicos cualificados en servicio que conocieran lo suficiente el avión. También era complicado conseguir piezas de repuesto. Pero, sobre todo, llevaba volando muchos años más de los que contemplaba su diseño inicial, por lo que las empresas que ayudaban a mantenerlo en vuelo y las aseguradoras terminaron por decir basta.

Last flight of the Vulcan bomber es un documental que cubre los preparativos del último vuelo del XH558, llevado a cabo el 28 de octubre de 2015, durante el que sobrevoló distintos lugares del Reino Unido, incluida la fábrica en la que fue ensamblado.

El XH558 acompañado por los Red Arrows en su último vuelo
El XH558 en su último vuelo acompañado por los Red Arrows – Cpl Steve Buckley RAF/MOD

Es un documental interesante no sólo por los aspectos técnicos de los que habla sino también por el aspecto emocional de lo que cuenta el personal de mantenimiento y sus pilotos, tanto los que volaban las exhibiciones como los que lo habían pilotado en servicio activo, sobre esta leyenda de la aviación.

Hoy en día el XH558 aún rueda de vez en cuando por el aeropuerto de Doncaster, con lo que aún se puede escuchar el peculiar aullido de sus motores cuando están a toda potencia. Los XL426 (G-VJET) y XM655 (G-VULC) hacen demostraciones similares en los aeropuertos de Londres-Southend y Wellesbourne Mountford respectivamente. Además hay unos cuantos Vulcan más que se pueden ver en museos en Canadá, los Estados Unidos y el Reino Unido.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Flores para Algernon

EUR 18,95 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


You’re All Just Jealous Of My Jetpack

EUR 15,13

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección