Por @Alvy — 6 de Noviembre de 2018

En este vídeo de Science Channel explican que el anticongelante de coche (extremadamente tóxico, por cierto) se puede «paradójicamente» congelar si se hace bajar su temperatura lo suficiente. En condiciones normales de presión y temperatura ambiente, o incluso a varios grados bajo cero, el anticongelante tiene la propiedad de mantenerse líquido y ser útil en los radiadores de los vehículos, pero se solidifica al llegar a los -37,7°C. (En realidad a cualquier otro producto químico le sucede lo mismo más tarde o más temprano, excepto creo recordar que al hidrógeno.)

La técnica para solidificarlo consiste simplemente sumergirlo en nitrógeno líquido a -196°C, de modo que al buscar el equilibrio térmico baje su temperatura hasta el punto clave. De hecho lo hace tan rápido que se solidifica al instante. Estos días marcaban -43°C en la Antártida, así que supongo que también serviría llevarlo allí y dejarlo al aire, aunque tardaría bastante más.

Es el típico experimento divertido que produce un producto cristalino y de color amarillo verdoso brillante; no sé si será «natural» o dependerá de algún colorante para que resulte más llamativo en la película). Pero definitivamente parece un experimento no de esos «para hacer en casa», como bien indican al final. Tampoco es que todo el mundo tenga nitrógeno líquido a -196°C en el sótano de su casa, pero por si acaso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear