Por @Wicho — 30 de Agosto de 2021

Este pasado fin de semana Astra llevó a cabo el tercer intento de lanzamiento orbital de un cohete Rocket 3.0. El intento fracasó, pero lo hizo de una forma espectacular. Y que además habla muy bien del sistema de guiado del cohete.

Tal y como se puede ver en el vídeo un instante después de que el cohete empiece a moverse – el momento en el que se oye first motion– algo pasa en su parte inferior y el lugar de hacia arriba el cohete empieza a moverse de lado. Aún no está claro qué sucedió, para ello hay una investigación en marcha, pero o bien uno de los motores explotó o bien se paró por algún otro fallo que lo afectó.

En estas condiciones el empuje al que estaba sometido el cohete pasó a ser asimétrico y por eso se inclina hacia un lado. Pero el sistema de guiado se ganó con creces el sueldo porque aún así consiguió enderezarlo en un momento absolutamente crítico, aunque sin poder compensar el desplazamiento horizontal.

Con sólo cuatro motores la relación empuje a peso del cohete pasó de ser de 1,25 a 1, con lo que no podía ganar altura; de hecho se ve que la velocidad llega a indicar -1 metros por segundo. Pero según fue consumiendo propelentes la relación cambió y empezó a ascender muy poco a poco.

Aquí el personal de Astra estuvo muy bien al no abortar el lanzamiento porque así consiguieron no solo librar la plataforma de lanzamiento de la explosión del cohete sino que consiguieron que continuara ascendiendo hasta alcanzar la suficiente velocidad horizontal y altura como para asegurarse de que de que caería fuera de la isla de Kodiak, en Alaska, que es desde dónde despegó.

Y finalmente, unos segundos antes de la parada programada de los motores de la primera etapa, enviaron manualmente la orden de pararlos para, probablemente, asegurarse de que el cohete cayera sobre el mar en una de las zonas de exclusión preparadas para una eventualidad como esta.

Así que aunque Astra no haya conseguido cumplir con aquello de que a la tercera va la vencida al menos el fallo de este lanzamiento les ha permitido conseguir datos y, sobre todo, demostrar, aunque fuera involuntariamente, lo robusto que es su sistema de guiado. Eso sí, les ha costado una caída del 25% en la cotización en bolsa de la empresa.

Rocket 3.3 en la plataforma de lanzamiento – Astra
Rocket 3.3 en la plataforma de lanzamiento – Astra

Rocket 3 es capaz colocar cargas útiles de hasta 150 kg en una órbita sincrónica al Sol de 500 km de altitud por un millón de dólares por lanzamiento. Eso es realmente barato. Y si además el lanzamiento es compartido, lo es más aún. Eso lo coloca por debajo del Electrón de Rocket Lab, un cohete que está dando muy buenos resultados. Rocket 3 necesita, además, una infraestructura mínima en tierra, así que se puede lanzar casi desde cualquier lugar y con poco tiempo de preaviso, pues se transporta, junto con sus equipos de apoyo, en contenedores estándar; eso es otra ventaja añadida. Pero les falta el pequeño detalle de conseguir colocar uno en órbita, claro. Aunque ciertamente se van acercando.

La empresa está en Twitter como @Astra.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD