Por @Alvy — 12 de Abril de 2022

Mensaje de Arecibo, explicadoHace tiempo que en TheScienceGiant alguien subió esta explicación del mensaje de Arecibo, que se emitió por radio en 1974 desde el tristemente ya desaparecido radiotelescopio de Arecibo.

El mensaje son básicamente 1679 bits, número que se eligió porque es el producto de dos números primos, por lo que sólo es posible acomodarlo en un rectángulo de 23 × 73. En sus explicaciones, la gente de TheScienceGiant critica bastante las opciones elegidas por Carl Sagan y Frank Drake por ser demasiado confuso, arbitrario y complejo. Que los marcianos no lo entenderían ni de coña, vamos.

Como puede verse en la explicación, lo más reconocible serían los números binarios del 1 al 10 que aparecen al principio, aunque las posiciones de los bits se leen en vertical, pero la orientación da un poco igual porque también depende de cómo se reconstruya el mensaje siempre que sea en 2D. El salto de los números a los elementos químicos ya es para nota. Luego aparece el número de pares de bases de los nucleótidos del genoma humano, un valor un tanto random que podría ser mayor o menor y no está siquiera claro cuál es su importancia. Y de ahí al dibujo (simplemente eso: un dibujo) de una hélice de ADN y un ser humano hay un abismo.

Otra de las cosas que a veces se critican es que no se usen unidades: ¿está todo indicado en metros, milímetros, millas…? Pero es sabido que los marcianos difícilmente usarán el Sistema Métrico Internacional, así que se da por supuesto que lo más fácil sería usar como «unidad» la longitud de la frecuencia de onda de la transmisión, que a 2.380 MHz serían unos 128 mm, aunque en otros sitios he visto mencionado 126 mm. Si una unidad son 128 mm, entonces el tamaño de un ser humano serían unas 14 unidades = 1.764 mm, es decir 1,75 metros. Más o menos. También se incluye el número de seres humanos que habitaban la Tierra en 1974, unos 4.300 millones.

La representación de los planetas y luego del radiotelescopio son simpáticas, pero tampoco son para nada evidentes dado que no conservan la escala ni nada parecido (y los planetas son meros puntos; de hecho Plutón el no-planeta está incluido porque en esa fecha era, a criterio de nosotros humanos, el noveno planeta del Sistema Solar). Incluir el tamaño de la antena de Arecibo resulta gracioso, pero dudo que tampoco fuera muy útil.

Otra cosas que se critican del mensaje es que al no incluir ningún tipo de corrección de errores sería bastante fácil que aparecieran o desaparecieran algunos bits, dando al traste con toda la imaginería y valores indicados. Dicen que quizá hubiera sido más práctico algo más grande y genérico, como un gran círculo, donde quedara claro que era un constructo artificial y luego enviar algunas páginas con información más de tipo matemático que de física y química.

En 2020 el mensaje se actualizó en una especie de concurso sobre el Nuevo Mensaje para estudiantes, del que todavía queda una web aunque no hay mucha información sobre cómo se actualizó, excepto algunos vídeos en Facebook que no resultan muy cómodos de ver.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC