Por @Wicho — 11 de Julio de 2022

Sergei Korsakov, Oleg Artemyev, y Denis Matveev con la bandera de la República Popular de Lugansk - Roscosmos
Sergei Korsakov, Oleg Artemyev, y Denis Matveev con la bandera de la República Popular de Lugansk - Roscosmos

Al final no han sido las numerosas bravuconadas Dmitri Rogozin, el director de Roscosmos, sino unas fotos subidas al canal de Telegram de la agencia espacial rusa lo que ha llevado a que la NASA, por fin, haya emitido un comunicado en el que critica la invasión rusa de Ucrania. Más o menos. Un correo enviado por Jackie McGuinness, la responsable de prensa de la agencia, decía:

La NASA rechaza enérgicamente que Rusia utilice la Estación Espacial Internacional con fines políticos para apoyar su guerra contra Ucrania, lo que es absolutamente contrario a la función principal de la estación para los 15 países participantes de hacer avanzar la ciencia y desarrollar la tecnología con fines pacíficos

Las fotos en cuestión, tomadas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), muestran a los cosmonautas Sergey Korsakov, Oleg Artemyev, y Denis Matveev con las banderas de las autoproclamadas repúblicas del Donetsk y de Lugansk. El pie de foto de la publicación dice

«¡Día de la Liberación de la República Popular de Lugansk! Celebramos tanto en la Tierra como en el espacio. Todo el territorio de la República Popular de Lugansk ha sido liberado. Las fuerzas rusas y de Lugansk han tomado el control total de Lisichansk, ¡la última ciudad importante de la RPL!»

La Agencia Espacial Europea (ESA), mediante un tuit de su director, y la Agencia Espacial Canadiense (CSA), mediante un correo electrónico, también han expresado su contrariedad.

Es la primera vez desde la invasión de Ucrania que la NASA deja de ponerse de lado en el tema; hasta ahora había intentado mantener una apariencia de normalidad en las operaciones de la EEI. Aunque bien es cierto que tampoco tiene muchas más opciones: el segmento estadounidense de la Estación no puede funcionar sin el ruso y viceversa. Aparte de que desengancharlos tras más de veinte años en el espacio durante los que se han ido fusionando cada vez más, sería prácticamente imposible.

La ESA, por su parte, sí se había mojado mucho más. Dentro del paquete de sanciones contra Rusia quedó en suspenso el lanzamiento del rover Rosalind Franklin de la misión ExoMars y la colaboración en las misiones rusas Luna 25, 26 y 27, por citar un par de ejemplos. Rusia, por su parte retiró su personal del puerto espacial de Kourou, con lo que quedaron suspendidos todos los lanzamientos de cohetes Soyuz desde allí.

Habrá que ver qué pasa ahora que hay que cerrar el intercambio de plazas mediante el cual en septiembre la cosmonauta Anna Kikina iba a volar a la EEI en una Crew Dragon mientras que el astronauta de la NASA Frank Rubio iba a hacer lo propio a bordo de una Soyuz. No son pocas las voces que llaman a cortar lazos con Rusia y Roscosmos.

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC