Por @Wicho — 30 de Septiembre de 2022

Ayer la sonda Juno de la NASA pasó a 352 kilómetros de la superficie de Europa, la luna de Júpiter. Es el sobrevuelo más cercano desde que la sonda Galileo la sobrevolara a tan sólo 351 kilómetros el 3 de enero de 2000. Pero por un kilómetro a las distancias que estamos hablando tampoco vamos a discutir.

El objetivo principal del sobrevuelo era modificar la trayectoria de la sonda de tal modo que a partir de ahora tardará 38 días en lugar de 43 en orbitar Júpiter. Esto permite observar el planeta desde más cerca y obtener mejor resolución en las mediciones de los instrumentos de a bordo. A cambio, Juno se ve sometida a más radiación, lo que acortará su vida, aunque aquí la NASA ya juega a ir arriesgando más según la sonda va recogiendo más y más datos.

Pero ya que pasaba por allí, Juno aprovechó para recoger datos de Europa. Y para hacer fotos, claro. Los datos recogidos serán aprovechados para averiguar más cosas de Europa mientras esperamos a visitas más específicas por parte de la sonda JUICE de la Agencia Espacial Europea, con lanzamiento previsto en abril de 2023, y de la Europa Clipper de la NASA, con lanzamiento previsto para octubre de 2024.

Pero mientras se «ace la cencia» con los fatos, las fotos ya podemos ir disfrutándolas; se van publicando según llegan. Sin procesar. Pero cualquiera con las ganas y la habilidad necesarias puede ir tratándolas, como por ejemplo hizo Kevin M. Gill con la que abre esta anotación. O Kevin M. Gill. O Ted Stryk… O montones de imágenes más que andan por ahí.

Es conveniente recordar que Juno no necesita una cámara para cumplir con los objetivos de su misión, que son analizar la composición de la atmósfera del planeta con la idea, entre otras cosas; intentar averiguar si tiene o no un núcleo sólido bajo su manto de nubes; y crear mapas detallados de su campo magnético, de sus emisiones de radiación, y de su campo gravitatorio.

Pero pronto en el desarrollo de la misión quedó claro que sería un crimen no montar una cámara en ella de cara a la comunicación pública de la misión. Y de ahí nació la JunoCam, una cámara de bajo coste basada en la MARDI (Mars Descent Imager, Cámara para el descenso) del rover Curiosity.

La cámara, a la derecha de la foto, con el objetivo apuntando hacia arriba, al lado de una delgada caja metálica rectangular que contiene su electrónica de control
La JunoCam y su hardware de control – NASA/JPL

Lleva un sensor monocromo capaz de una resolución de 1.600×1.200 pixeles. Filtros para el rojo, verde, azul y el metano le permiten obtener imágenes en color. Está montada en un lateral de la sonda, que gira a dos revoluciones por minuto para mantener la estabilidad. Así que sólo puede fotografiar sus objetivos a ratos. Pero hay que reconocer que las imágenes molan todo. Y que ha sido una grandísima idea enviarla allí.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


AIMC 2022

Encuesta AIMC a usuarios de Internet