Por @Alvy — 23 de Abril de 2019

Tan simpáticos como ingeniosos, la mayor parte de estos objetos que nos enseña Tim Rowett de Grand Illusions son autorreferentes –o casi– debido a su peculiar forma y función, o a los textos explicativos que incluyen, algunos de los cuales son casi juegos de palabras.

  • Una octavilla publicitaria que encontró en su buzón, con publicidad acerca de un servicio de reparto de octavillas.
  • Un abrelatas que se vende dentro de una lata.
  • Las velas de cumpleaños que son extintores en miniatura.
  • Un sacacorchos que está dentro de la botella tapada con un corcho.
  • Nada. Bellamente empaquetada. Esa me recordó al clásico libro The Book of Nothing que es básicamente un cuaderno en el que no hay escrito nada.
  • Un globo inflable con de grandes letras: E-G-O, para quienes tienen el «ego inflado».
  • La máquina definitiva, el ejemplo supremo de máquina autorreferente ideado por Minsky y Shannon.
  • Y unos cuantos más…

Uno de mis favoritos de los que enseña es uno muy fácil de «construir»: una caja de «cinta de celofán invisible» en cuyo interior… bueno, obviamente no se ve nada porque para algo es invisible.

Relacionado:

Otros interesantes vídeos de Tim Rowett comentados antes por aquí:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear