Agosto2022

Por @Alvy — 12 de Agosto de 2022

Me crucé con uno de los muchos vídeos que tiene Lord Draugr en su canal y como me gustó el estilo y, sobre todo, el contenido, acabé saltando de un a otro. Mi conclusión es que a este tío deberían darle una medalla al servicio público; lo que me extraña es que no lo hayan fichado ya en alguna televisión. (Aunque en Internet se vive mejor, eso es cierto).

Los vídeos de este «periodista de cosas que pasan en internet», como se autodefine, parten de una misma idea: denunciar estafas y engaños de todo tipo que circulan por la red, investigándolas en primera persona –en ocasiones, incluso comprando productos y servicios– y mostrando luego la experiencia con secuencias de vídeo, audio y datos obtenidos mediante OSINT, eso es, «inteligencia de fuentes abiertas», empezando por el clásico y siempre poderoso «buscar en Google».

Entre los que vídeos estuve revisando hubo muchos que me llamaron la atención y me gustaron, pero especialmente estarían los de:

Aparte, hay otros más genéricos como:

El humor que despliega es incisivo y sarcástico, fino, fino. Y montaje y producción de los vídeos, que llevan su trabajo, se ve humilde pero resulta fenomenal. En su canal hay ya más de 60 vídeos, así que si alguna vez has tenido alguna duda sobre si algo es un timo o no, si merece la pena o quizá no tanto, no estaría de más echar un vistazo rápido por si ya se ha investigado alguna vez. ¿Apuestas deportivas?, ¿Cursos de Bitcoin?, ¿Superar la depresión? Están todos ahí.

Lord Draugr tiene principalmente su canal de YouTube pero también tiene un blog en el que publica ocasionalmente.

Como decía uno de los comentaristas de sus trabajos, sus vídeos son todos «un magistral equilibrio entre técnicas narrativas, promoción del pensamiento crítico y humor», la combinación perfecta para aprender, divertirse y escuchar algo útil y educativo al mismo tiempo para sobrevivir en esta Internet más hostil cada día en la que nos movemos.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 11 de Agosto de 2022

Notable people

Este mapa de gente famosa muestra a diferentes escalas quienes son las personas más famosas a lo largo de la historia y dónde nacieron, en formato interactivo. Está creado con datos procedentes de la Wikipedia y convenientemente curados para evitar problemas y duplicados; la lista completa se publicó en su día en Nature como A cross-verified database of notable people, 3500 BC-2018 AD. Árduo trabajo.

Es curioso ver así a bote pronto cómo entre los personajes más famosos de la Historia igual te aparece Hitler que Picasso o Cristiano Ronaldo, seguidos casi al mismo nivel de Börjk o Leonardo da Vinci. Pero eso es lo que tienen cinco milenios de «popularidad», que algunos lo son por sus logros para la humanidad, otros por sus intentos por acabar con sus semejantes y otros por jugar bien al fútbol. También se entrevé cómo la vieja Europa y los Estados Unidos salen muy beneficiados en el reparto de «popularidad». En Australia, por ejemplo, hay muchos menos famosos (Julian Assange, Hugh Jackman y Kylie Minogue, básicamente); a África le ocurre un poco lo mismo.

Por suerte hay un pequeño selector que permite elegir los «famosos» de varias categorías:

  • Cultura
  • Ciencia y descubrimientos
  • Liderazgo
  • Deportes y juegos

La versión que aparece por omisión los combina todos.

Notable people

Cuando se hace zoom sobre España se ve que los más populares son Picasso, Gaudí, Goya, Franco, Cervantes, García Lorca, Almodóvar, Nadal, Felipe II o Fernando Alonso; todo un megamix.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 9 de Agosto de 2022

Post-apocalyptic programming

Este curioso proyecto es un intérprete de Forth para un ordenador muy básico, el LC-3 (Little Computer 3, un sistema educativo para niños) que explica cómo podría ser útil para programar en un mundo postapocalíptico en el que hubiera que introducir el código, literalmente, a mano.

En ese futuro decadente «no habría ni Github ni Copilot ni Stack Overflow», dice Serge Zaitsev, su creador. Todo sería tan básico que lo mejor sería utilizar una CPU que no fuera ni x86 ni ARM64 ni nada parecido. La CPU del LC-3 tiene sólo 15 instrucciones muy básicas (ADD, AND, NOT, JMP, LDI, LDR, STR, etcétera) es fácil de simular y es fácil crear un ensamblador, un compilador de C, o un intérprete de Forth como es el caso.

El Github puede encontrarse todo el código código de LC-3 Forth, incluyen su máquina virtual, intérprete y la librería principal. Todo esto ocupa tan solo 574 bytes, lo que implica, como dice su creador, que «podría guardarse en papel y teclearse a mano, ya sea en un teclado o en un panel hexadecimal». Tal vez no sea muy divertido pero… ¡quién sabe si algún día lo podrías necesitar!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 8 de Agosto de 2022

Deep Fake

Hay algunos deep fakes que son todavía muy cantosos, pero la verdad es que poco a poco van dando el pego. Tanto que algunos con los que podemos experimentar habitualmente como son los filtros de las videollamadas son bastante resultones. Si los deep fakes están hechos con software potente y hardware más potente todavía pueden convertir a una persona en otra sin mayores problemas, al menos en una comunicación a baja o media resolución sin muchas pretensiones.

Uno de los problemas es cómo detectar estos deep fakes en tiempo real; es sabido que ha habido casos de bromas y estafas utilizando esta tecnología cuando algunos individuos se han hecho pasar por personajes más o menos conocidos, como políticos o responsables de grandes empresas.

En un artículo de Mikel Anderson en Metaphysic explican una forma muy sencilla, totalmente de baja tecnología, para detectar estas bromas y estafas si se sospecha que pueden estar ocurriendo en tiempo real en una videollamada. Consiste simplemente en pedirle a la otra persona que muestre su rostro de perfil. Como los algoritmos que crean los deep fakes no tienen tantos datos muestreados de ese tipo de imágenes de la persona –porque trabajan mejor con fotografías frontales más bien simétricas, en las que se ven los dos ojos, la boca completa, etcétera– el resultado salta a la vista. Se produce una especie de transformación gradual de rostro reconocible en formas borrosas, muy a lo Scanner Darkly o Total Recall. La toma final parece más La cosa de la película de John Carpenter que una persona.

El artículo es muy completo y contiene muchísima información sobre cómo funcionan estos algoritmos, cómo se recrean los rostros, de dónde proceden los datos, cómo pueden mejorarse y todo lo que se puede necesitar saber sobre el tema. Este tipo de fakes ya son un problema corriente en las llamadas de voz y me recordaron también a Me recordó un poco a la prueba «Si no eres un robot, simplemente di: No soy un robot» que también permite detectar llamadas de telemárketing.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo