Por @Wicho — 8 de Enero de 2020

El avión sinisetrado en una foto de octubre de 2019 – (CC) LLBG spotter
El avión sinisetrado en una foto de octubre de 2019 – (CC) LLBG spotter

El vuelo 752 de Ukraine International Airlines que cubría la ruta entre Teherán y Kiev se estrellaba poco después de despegar del Aeropuerto Internacional Imán Jomeini. No hay supervivientes entre las 176 personas que iban a bordo.

Es muy importante aclarar dos cosas en cuanto a este accidente:

La primera es que el avión siniestrado, el UR-PSR, es un Boeing 737 NG, la generación anterior al MAX. Fue entregado a la aerolínea el 19 de julio de 2016. Conviene recordar que todos los MAX están en tierra desde marzo de 2019 a la espera de que se solucionen los problemas que causaron los accidentes de los vuelos Lion Air 610 y también en el del Ethiopian 302 así que en este caso nada tien que ver que sea un 737; es sólo una desafortunada coincidencia. Es cierto, en cualquier caso, que la noticia llega en uno de los peores momentos de la historia del fabricante, en especial porque para el público en general va a ser otro 737 que se ha estrellado, independientemente del modelo que sea.

La segunda es que apenas han pasado seis horas desde el accidente. Y si nunca en ningún accidente aéreo se puede especular sobre las causas en tan poco tiempo en este caso es aún más importante no hacerlo dada la convulsa situación que se está viviendo en el país en estos momentos. Quien afirma que ha sido un fallo en el motor está siendo irresponsable. Quien afirma que el avión ha sido derribado por un misil está siendo absolutamente irresponsable. Incluso un vídeo que circula por ahí –que no enlazaré– que pretende ser del avión en llamas antes de estrellarse no está claro que sea del avión estrellado.

Así que como siempre, pero más que nunca, prudencia. Mucha prudencia.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear