Por @Wicho — 24 de Mayo de 2021

FAST visto desde el aire  - Observatorio Astronómico Nacional de China/Academia China de las Ciencias
FAST visto desde el aire - Observatorio Astronómico Nacional de China/Academia China de las Ciencias

El proyecto Galactic Plane Pulsar Snapshot (GPPS, Sondeo de púlsares en el plano galáctico) que se está ejecutando en el radiotelescopio chino FAST desde principios de 2020 acaba de anunciar el descubrimiento de 201 púlsares en los meses que lleva en funcionamiento. Esto es una cifra impresionante, ya que desde el descubrimiento del primer púlsar por parte de Jocelyn Bell en 1967 sólo llevamos identificados unos 3.000. Además de los nuevos descubrimientos, GPPS ha sido capaz de detectar más de 330 púlsares conocidos anteriormente, lo que ha permitido mejorar los datos que tenemos sobre ellos.

Los púlsares son estrellas de neutrones –y a veces enanas blancas– altamente magnetizadas que giran muy rápido sobre ellas mismas –hasta varios cientos de veces por segundo– y que emiten dos potentísimos chorros de radiación electromagnética a través de sus polos magnéticos que, por causas aún no del todo conocidas, no suelen coincidir con los polos geográficos. Por eso sólo detectamos el chorro que apunta hacia nosotros cuando el giro del pulsar lo hace apuntar hacia nosotros; es como si se encendiera y se apagara cientos de veces por segundo. De ahí la naturaleza periódica de la señal vista desde nuestro punto de vista.

Los púlsares tienen interés por sí mismos, pero además lo tienen porque nos permiten estudiar la materia en unas condiciones extremas, lo que nos ayuda a aprender más sobre la física y la astrofísica fundamentales. Y también nos han permitido validar, para variar, predicciones de la teoría de la relatividad de Einstein.

Dado que la mayoría de los púlsares nacieron en el disco de la Vía Láctea y por tanto su distribución se concentra en el plano de nuestra galaxia GPPS se centra en el rango de latitud de +-10 grados desde el plano galáctico, dando la máxima prioridad al disco galáctico interior en +- 5 grados de latitud. Por ahora sólo lleva cubierto el 5% del área que está previsto que cubra, así que a saber cuántos púlsares más descubrirá.

El trabajo que describe esta primera tanda de descubrimientos está en The FAST Galactic Plane Pulsar Snapshot survey: I. Project design and pulsar discoveries; la web del proyecto –que parece incluso de antes de Geocities– está en The FAST Galactic Plane Pulsar Snapshot survey.

Después la destrucción del radiotelescopio de Arecibo sólo quedan dos radiotelescopios de gran tamaño en el mundo, el mismo FAST y el RATAN-600 ruso. Aunque está en marcha la construcción del Square Kilometre Array, un radiotelescopio distribuido que, con miles de antenas, funcionará como un enorme radiotelescopio de 1 kilómetro. Pero mientras entra en funcionamiento es de agradecer que China haya abierto FAST a la colaboración internacional.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD