Por @Wicho — 17 de Diciembre de 2020

En la mañana del 15 de diciembre de 2020 Rocket Lab lanzaba su séptimo cohete Electrón del año. Eso marca un récord de lanzamientos para la empresa en un año, superando los seis lanzamientos de 2019. Bautizado como The Owl's Night Begins su objetivo era poner en órbita el satélite StriX α (alfa) de la empresa japonesa Sysnpective. Se trata de un prototipo de los satélites con los que la empresa planea construir una constelación de 25 satélites de observación terrestre mediante radar. En total era la misión número 17 de un Electrón. En ellas ha puesto en órbita 96 satélites.

A Rocket Lab aún le queda para alcanzar el ritmo de un lanzamiento al mes del que hablaba a finales de 2019. Pero estos siete lanzamientos en 2020 no están nada mal si tenemos en cuenta que el 5 de julio sufrieron el primer fallo de un Electrón. Afortunadamente gracias a la telemetría del cohete pronto pudieron determinar que el problema estaba en los procedimientos de ensamblado del cohete y no en su diseño. Así que, una vez revisados, el 30 de agosto el Electrón volvía a volar sin problema alguno.

StriX α durante los preparativos para el lanzamiento – Rocket Lab

StriX α durante los preparativos para el lanzamiento – Rocket Lab
StriX α durante los preparativos para el lanzamiento. La tercera etapa del Electrón es el cacharro blanco tirando a circular que se ve debajo de él – Rocket Lab

La entrada en servicio de la segunda plataforma de lanzamiento que han construido en el Espaciopuerto de Wallops en Virginia les ayudará sin duda a aumentar la cadencia de lanzamientos. Tenía que haber ocurrido en el último trimestre de este año pero entre coronavirus y otras cosas aún está pendiente.

En 2020 vimos también como Rocket Lab demostraba la capacidad de la tercera etapa del Electrón para alcanzar órbitas con distinta inclinación en el mismo lanzamiento, lo que es mucho más impresionante de lo que suena. Y cómo recuperaron por primera vez la primera etapa de un Electrón con el objetivo de empezar a reutilizarlas. Y por si fuera poco también lanzaron el primer satélite artificial basado en su plataforma Photon.

En 2021 seguirán trabajando en recuperar esas primeras etapas, quizás ya en el aire en lugar de esperar a que americen. También lanzarán una misión con destino a la Luna para la NASA. Y quién sabe qué más. Pero habrá que seguir prestándoles mucha atención. Están haciendo cosas muy, muy interesantes.

El Electrón, con 17 metros de alto, 1,2 de diámetro, y un peso al lanzamiento de 12.250 kilos, es un cohete de tres etapas construido íntegramente en fibra de carbono. Su motor, impreso en 3D, utiliza bombas eléctricas para mover el combustible en lugar de las turbobombas a gas de los cohetes más grandes, lo que lo hace más sencillo, barato y en principio más fiable. Puede llevar hasta 300 kilos en misiones a órbitas bajas o 200 kilos a órbitas sincrónicas con el sol a unos 500 kilómetros, una órbita muy en demanda para satélites de observación terrestre.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD