Por @Wicho — 26 de Mayo de 2022

Hace unas horas la primera cápsula Starliner CST-100 de Boeing en llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI) tomaba tierra después de haber permanecido atracada cinco días en ella. Esto ponía fin a la misión Boeing Orbital Flight Test 2 (Vuelo de prueba orbital 2, OFT-2), en la que por fin una Starliner ha conseguido ir y volver de la EEI sin mayores problemas.

Terminar con éxito la OFT-2 es un alivio para Boeing, que venía del sonoro fracaso de la OFT-1 en diciembre de 2019, y de cancelar el lanzamiento de la OFT-2 en el verano de 2021 por problemas con las válvulas del módulo de servicio. Eso sí, nadie le quita ya que la misión equivalente de la Crew Dragon de SpaceX haya tenido lugar tres años antes.

Para la NASA también lo es porque por fin parece que sirven para algo los miles de millones que ha dado a Boeing para ayudar con el desarrollo de la cápsula y la compra de seis misiones en ella. La agencia compró en noviembre de 2014 seis lanzamientos a Boeing y otros tantos SpaceX dentro del Programa de Tripulación Comercial. La primera se llevó la adjudicación por 4.200 millones de dólares. La segunda por «tan sólo» 2.600. Así que los retrasos y problemas de Boeing estaban poniendo más que en entredicho la decisión de la agencia.

Según la NASA, estos son los principales objetivos comprobados:

  • Lanzamiento de la Starliner y trayectoria normal hasta la entrada en órbita
  • Lanzamiento del Atlas V de United Launch Alliance (ULA) y de la segunda etapa Centaur con doble motor; es una configuración especial y específica para los lanzamientos de la Starliner
  • Validación del sistema de detección de emergencias y aborto durante el ascenso
  • Separación de la Starliner del Atlas V
  • Aproximación, encuentro y acoplamiento con la Estación Espacial Internacional
  • Apertura y cierre de la escotilla de la Starliner, entrada de los astronautas y modo de reposo de la cápsula
  • Evaluación de la habitabilidad por parte de la tripulación y de la interfaz interna de manejo de la Starliner una vez acoplada
  • Desacoplamiento de la Starliner y partida de la EEI
  • Desorbitado de la Starliner y separación del módulo de servicio
  • Descenso de la Starliner y entrada en la atmósfera con sistema de frenado atmosférico
  • Aterrizaje y recuperación de precisión

Aunque lo cierto es que aún queda analizar la miríada de datos que Boeing y la NASA han conseguido a lo largo de estos días para poder dar el OK completo a todo esto. De hecho, durante la maniobra de inserción orbital fallaron en cadena dos de los motores de la cápsula, aunque el sistema de guiado activó de forma automática y autónoma un tercer motor para compensar. Y también se sabe que Boeing aún tiene que terminar las pruebas para completar la certificación de los paracaídas de la cápsula.

Personal de tierra asegurando la cápsula tras su aterrizaje – NASA/Bill Ingalls
Personal de tierra asegurando la cápsula tras su aterrizaje – NASA/Bill Ingalls

Pero en cualquier caso a priori no parece que vaya a haber ningún problema para que en unos seis meses pueda despegar la primera misión tripulada de una Starliner. Denominada Boeing Crew Flight Test (Prueba de vuelo tripulada de Boeing, CFT), tres personas irán a bordo en la que será la misión que, si se desarrolla sin problemas, permita la entrada en servicio regular de la cápsula.

Con ello la NASA y sus socios de la EEI dispondrán de tres cápsulas para la rotación de tripulaciones: la Crew Dragon, la Soyuz rusa y la Starliner. La Crew Dragon y la Starliner serán las encargadas de la rotación de tripulaciones en el segmento estadounidense de la Estación, aunque si la invasión rusa de Ucrania no lo impide, pronto empezaremos a ver como de vez en cuando vuelan astronautas de Roscosmos en ellas. Del mismo modo, las Soyuz seguirán volando de vez en cuando con una persona de la NASA a bordo.

Tener tres naves tripuladas en activo supone una redundancia más robusta que nunca en lo que se refiere a gestionar los lanzamientos a la EEI. Quedarán lejos los tiempos en los que entre la retirada del servicio de los transbordadores espaciales en 2011 y la entrada en servicio de la Crew Dragon en 2020 solo estaban en servicio las Soyuz para eso.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo