Junio2019

Por @Alvy — 20 de Junio de 2019

YouGlish: aprender inglés con ejemplos en vídeo y pronunciación en contexto

YouGlish es una idea ingeniosa para aprender más sobre la pronunciación del inglés, muy en la línea de Forvo –un clásico entre nuestros favoritos– pero con una diferencia: las palabras se aprenden en el contexto de frases completas y los ejemplos están tomados de vídeos de YouTube con su correspondiente transcripción.

Otro de los pluses es que los vídeos –al menos todos los que he probado, que han sido unos cuantos– suelen proceder de sitios de reputada calidad tales como charlas TED, conferencias, lecciones magistrales, mesas redondas y similares. No son pronunciaciones de vídeos caseros, vaya.

Además hay cientos o incluso a veces miles de vídeos distintos con la misma pronunciación. Sin ir más lejos hay 2.790 formas de pronunciar vegatable y 173 de quantum entanglement. Pero es mejor todavía: podemos ver 31 formas de pronunciar «with great power comes great responsibility», esa implacable cita del tío de Spider-Man que la gente incluye con total seriedad en discursos de graduación, conferencias y similares.

Tras buscar un término la palabra o expresión elegida aparece resaltada en el momento exacto, pero si se quieren ver más ejemplos basta pulsar el icono del botón de Siguiente.

YouGlish dice tener unos 30 millones de «pistas» registradas, así que se pueden comprar pronunciaciones de todo tipo, origen y acento (se pueden elegir o bien cualquiera o bien inglés británico, americano o australiano). Con lo cual, por cierto, he descubierto que Matt O'Dowd de PBS Space Time es australiano (aunque es profesor en Nueva York).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Junio de 2019

Primer y quizás único aterrizaje de Roc
Primer y quizás único aterrizaje del Roc – Stratolaunch

Vulcan, que es la empresa fundada en su momento por Paul Allen que gestiona sus otras empresas, ha puesto en venta Stratolaunch por 400 millones de dólares. Ese precio incluye Roc, el avión con más envergadura del mundo, diseñado para lanzar cohetes y que sólo ha volado una vez, así como el resto de las instalaciones de la empresa y su propiedad intelectual.

La duda, aunque hay empresas como Virgin Orbit que trabajan en soluciones similares, es si habrá alguien interesado. Se dice que Richard Branson, el dueño de Virgin, ha dicho que podría interesarse por Stratolaunch… si se la dejan por un dólar.

Stratolaunch era un proyecto muy personal de Allen para fabricar un avión capaz de poner cohetes en órbita. Ya antes de su muerte había dudas de que hubiera mercado para algo así –y menos cuando Virgin Orbit está trabajando en ofrecer algo similar utilizando un 747 modificado, lo que le ha costado mucho menos. Y cuando murió Allen enseguida surgieron dudas acerca del futuro de la empresa, dudas que se han visto confirmadas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Junio de 2019

Mario Royale: una alocada versión multijugador del clásico juego de plataformas

Mario Royale es una versión en la más pura moda de los Royale (juegos multijugador del tipo «sólo puede quedar uno») en la que se enfrentan hasta 75 Marios en los clásicos escenarios del Super Mario Bros. de Nintendo.

El juego es básicamente el mismo de toda la vida, pero aquí sólo los más rápidos sobreviven, concretamente los tres más rápidos en completar cada escenario. Algo así como el Fornite de los 8 bits. Hay una pantalla de calentamiento y espera hasta que otras personas se unen al juego, y con el 85% conectados se da la salida. Actualmente está petado de gente, así que no hay problema por eso.

Los jugadores no se «matan» unos a otros, pero compiten por recursos escasos como son las setas mágicas, monedas y demás (sólo las puede coger uno). Excepto en el caso de la estrella, que hace al jugador «tangible» y gracias a eso puede matar a todos los que toca. El resto es muy caótico y es raro que una partida dure más allá de unos pocos minutos o segundos: es complicado elegir entre correr a toda velocidad o pararse a recoger algo que puede suponer una ventaja en el futuro.

Mario Royale: una alocada versión multijugador del clásico juego de plataformas

Mario Royale es el fruto de un programador que afanosamente ha dedicado tres semanas a convertirlo todo a Java/HTML, añadiendo varios tipos de controles (teclado y joystick) y asegurándose de que todo funciona correctamente. Tiene un vídeo donde explica el proceso:

Es probable que Nintendo fulmine este juego por los típicos problemas de copyrights y demás, a pesar de que se autocalifica como «una parodia y un homenaje» así que mejor jugar un poco mientras todavía se pueda.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Junio de 2019

The War of the Worlds: The Immersive Experience

Esto tiene una pinta estupenda: The War of the Worlds: The Immersive Experience. Es un espectáculo medio teatral, medio parque de atracciones, medio virtual en el que se combinan un montón de escenarios y técnicas con La guerra de los mundos de H.G. Wells como argumento. Eso sí, usando la sempiterna banda sonora de Jeff Wayne.

El espectáculo ocupa unos 2.000 metros cuadrados y no sé si calificarlo de steampunk o cyberpunk. Por un lado recrea perfectamente el Londres de la época victoriana, que es cuando se sitúa originalmente la novela (la película trasladaba la acción a Estados Unidos en la época post-Segunda Guerra Mundial), así que tiene el «look antiguo». Pero por otro utiliza también gafas de realidad virtual y otros artilugios más del siglo XXI, así que es difícil situarse.

Esta experiencia se califica como de «teatro inmersivo» combinado con realidad aumentada, realidad virtual y carricoches tipo parque de atracciones. Hay teatro, proyecciones en pantallas, baile, decorados ultrarrealistas, hologramas, cúpulas estilo planetario , magia, tecnología que parece magia y muchos actores.

En total son 110 minutos (con un intermedio para el «visite nuestro bar», en este caso diseñado por el mismísimo Jeff Wayne) y se participa en grupos de 12 personas, a partir de 12 años. Dicen que para los visitantes es «como meterse en una película», en este caso no haciendo de protagonistas sino más bien de refugiados tras la invasión de los marcianos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear