Por @Wicho — 27 de Enero de 2021

Primer prototipo del 737 MAX en vuelo - Boeing
Los vuelos de recerficación por parte de la EASA fueron llevados a cabo en el en el primer prototipo del 737 MAX 7, visto aquí en su primer vuelo en marzo de 2016 - Boeing

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) acaba de anunciar que autoriza la vuelta al servicio del Boeing 737 MAX en el espacio aéreo de los 32 países de Europa miembros de la agencia. La autorización llega después de casi dos años desde que se le retirarla el permiso para volar al MAX. Pero antes de que cada avión en concreto pueda volver a volar han de cumplirse una serie de condiciones especificadas en la Directiva de aeronavegabilidad 2021-0039:

  • Tienen que estar instaladas las actualizaciones de software de los ordenadores de control de vuelo, incluyendo el MCAS, el sistema de control de actitud del avión directamente causante de que se le retirara el permiso para volar en marzo de 2019. Y que podría no haber sido necesario.
  • Tiene que estar instalada la actualización de software que asegura de que siempre que sea necesario se muestre una alerta en caso de desacuerdo entre los dos sensores de ángulo de ataque; antes, de forma errónea, sólo se mostraba si además la aerolínea había comprado una opción extra de mostrar en pantalla el valor numérico del ángulo de ataque.
  • Hay que instalar tapas de colores en los fusibles que permiten desactivar el sistema que sacude las columnas de control como aviso de que el avión va a entrar en pérdida. Una vez reconocido el problema tanto la EASA como Transport Canada entienden que el sistema, con el ruido que monta y el movimiento continuo de las columnas, se convierte en una distracción para la tripulación.
  • Hay que recolocar los cables que van de la cabina al motor de ajuste del estabilizador para separarlos de unos cables de corriente con los que se podía producir un arco eléctrico en según qué circunstancias.
  • Hay que actualizar los manuales de vuelo con limitaciones operacionales y procedimientos mejorados para que las tripulaciones puedan comprender y manejar mejor todos los escenarios de fallo relevantes.
  • Hay que hacer una prueba de los sensores de ángulo de ataque.
  • Finalmente, hay que hacer un vuelo de preparación operacional, sin pasajeros, antes del uso comercial de cada aeronave para garantizar que todos los cambios de diseño se han aplicado correctamente y que la aeronave ha salido con éxito y en condiciones de seguridad de su largo período de almacenamiento.

Y por supuesto cualquier tripulante que se vaya a poner a los mandos de un MAX ha de tener terminado el entrenamiento obligatorio que incluye los nuevos procedimientos a aplicar.

La cabina del 737 MAX usado para los vuelos de prueba de la EASA - EASA
La cabina del 737 MAX usado para los vuelos de prueba de la EASA - EASA

A más largo plazo la EASA trabajará con Boeing para añadir más redundancia al sistema de detección del ángulo de ataque. Tal y como está en la actualidad el MAX sólo monta dos sensores, lo que a la EASA le parece justo. Más que instalar un tercer sensor los tiros apuntan a que se incorporará un sistema que permite calcular el ángulo de ataque a partir de otros sensores y parámetros de vuelo.

Hay disponible un informe de veinte páginas que explica el proceso que ha seguido la EASA para llegar a la reautorización del MAX, Boeing 737 MAX Return to Service Report.

Así que la fecha efectiva de vuelta al servicio del MAX dependerá de que las aerolíneas que ya tienen MAX en su flota puedan ir implementando todos los cambios requeridos, así como terminar la formación de las tripulaciones. Ttambién puede ser necesario que algún país miembro de EASA que en su momento emitiera alguna prohibición específica para la operación del MAX la retire. La EASA también autoriza la operación de Boeing 737 MAX de aerolíneas de otros países que hayan sido actualizados a los requisitos exigidos por la Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos. Eso sí, con el Brexit será la Autoridad Civil de Aviación del Reino Unido la que tenga que dar permiso al MAX para volver a entrar en servicio pues, entre otras cosas, han salido del ámbito de la EASA.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Smart Cities: Big Data, Civic Hackers, and the Quest for a New Utopia

EUR 9,49

Comprar


El problema de los tres cuerpos

EUR 7,59

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección