Por @Wicho — 8 de Julio de 2021

Dos de los sensores sin funda – Roscosmos
Dos de los sensores sin protección que casi son pasados por alto – Roscosmos

La semana pasada Roscosmos tuvo que anunciar un retraso más en el lanzamiento del módulo Nauka a la Estación Espacial Internacional (EEI). Y fue un poco como tropezar a pocos metros de la meta en una carrera porque el módulo ya estaba instalado dentro de su cofia protectora. Pero tras instalar las mantas térmicas que faltaban en un par de seguidores de estrellas y otros dos sensores de infrarrojos que van instalados en el exterior del módulo ya tenemos nueva fecha de lanzamiento: el 21 de julio.

Así, Nauka, que navegará hacia la EEI con sus propios motores una vez que el cohete Protón que lo va a lanzar lo ponga en órbita, se acoplará con la Estación el 29 de julio. No hay todavía novedades oficiales acerca de si eso afectará a la fecha de partida de la Progress MS-16 de la Estación, que se tiene que llevar con ella el módulo Pirs cuyo puerto de atraque ocupará Nauka. Pero es posible que también se retrase los mismos seis días que se ha visto retrasado el lanzamiento de Nauka y que entonces se produzca el 23 de julio si Nauka despega el 21.

Impresión artística de Nauka acoplado a la EEI – NASA
Impresión artística de Nauka acoplado a la EEI – NASA

Nauka, oficialmente Módulo Laboratorio Multipropósito, será el módulo más grande que Rusia haya lanzado jamás a la Estación. Ampliara tanto el área de trabajo del segmento ruso de la estación y su espacio habitable, ya que incluye camarotes, una zona para cocinar y comer, y un baño. Monta también una cámara abierta al vacío para colocar allí los experimentos que lo precisen. Y el brazo robot European Robotic Arm (ERA) fabricado por la Agencia Espacial Europea. Su lanzamiento acumula ya 14 años de retrasos.

Lo más raro de todo este asunto es que nadie se dio cuenta de que faltaban esas protecciones durante los procesos de comprobación llevados a cabo antes de encapsular Nauka en su cofia protectora; se dio cuenta un ingeniero de RKK Energia al ver las fotos publicadas por la empresa del módulo antes de ser encapsulado. Pero es asunto es más WTF aún porque por lo visto en un momento dado de os 14 años de construcción del módulo RKK Energia le encargó a Khrunichev un estudio de las condiciones térmicas del módulo durante su viaje a la EEI. El estudio, cuyos resultados fueron enviados a Energia, reveló que efectivamente había que cubrir esos sensores. Pero en medio de todos los retrasos esos resultados se perdieron y nadie se acordaba ya de que había que instalar esas protecciones. De hecho no aparecían en ninguna lista de comprobación y ni tan siquiera estaban fabricadas. Menos mal que al menos al ingeniero que vio las fotos le sonó raro que no estuvieran protegidos esos elementos.

Así que mientras se abría de nuevo la cofia protectora se fabricaron aceleradamente unas protecciones, al parecer con retales que había en los talleres de Energia, para instalarlas y poder cerrar de nuevo la cofia y enviar Nauka a la estación de carga de combustible.

El 21 de julio no da demasiado margen ya a errores, ya que por cuestiones de mecánica orbital si Nauka no está en órbita para el 24 de julio habría que posponer su lanzamiento para septiembre.

Todo esto no debería tener ningún impacto en la fecha de lanzamiento de la segunda misión de prueba de la cápsula tripulada Starliner de Boeing, pero aún está por ver.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD