Por @Wicho — 25 de Junio de 2021

Después del vuelo de prueba del pasado 22 de mayo la Autoridad Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos ha modificado el permiso de vuelo de Virgin Galactic. Ahora ya pueden hacer vuelos «al espacio» con pasajeros. En el vuelo de prueba tanto los nuevos estabilizadores horizontales como el nuevo sistema de control y los datos ambientales de la cabina respondieron a las previsiones y se comportaron como se esperaba; de ahí la actualización del permiso.

Eso sí, no dan fechas para cuando empezarán los vuelos comerciales. De hecho la empresa –si no ha cambiado de planes– tiene previstos otros tres vuelos de prueba más antes de que empiecen los vuelos comerciales. En el primero de estos tres vuelos de prueba irán por primera vez cuatro personas a bordo; en el segundo irá Richard Branson, aunque no se sabe aún con quién más; y en el tercero y último volaran tres pilotos de la Fuerza Aérea Italiana (FAI) para entrenarse para futuros vuelos al espacio.

Es un paso importante para Virgin Galactic, que lleva años detrás de lanzar estos vuelos comerciales. De hecho a principios de octubre de 2004 –va para 17 años– un SpaceShipOne salió dos veces al espacio y desde entonces estamos esperando por algo que parecía que estaba a la vuelta de la esquina.

Son, en cualquier caso, vuelos suborbitales en los que el avión cohete permanece unos minutos en caída libre a unos 90 kilómetros de altitud. Eso está por debajo de los 100 kilómetros que la Federación Aeronáutica Internacional considera el límite del espacio pero por encima de los 80 que la NASA o la FAA consideran necesarios para darle a una persona las alas de astronauta.

Eso sí, como se descuiden les va a adelantar por la derecha SpaceX con la primera misión privada al espacio, en este caso al espacio de verdad, ya que será una misión orbital de varios días, que está previsto que esté lista para su lanzamiento a principios de septiembre.

Estamos también pendientes del primer lanzamiento tripulado de un cohete New Shepard de Blue Origin, en el que, entre otras personas, viajará Jeff Bezos. Los del New Shepard son también lanzamientos suborbitales pero claramente por encima de los 100 kilómetros.

Por primera vez en la historia parece que el turismo espacial puede empezar a popularizarse. Aunque no esté al alcance de todo el mundo y aunque sean vuelos suborbitales: no hay precios oficiales ni de los vuelos de Blue Origin ni de los de Virgin Galactic pero en cualquier caso se estima que andarán por lo menos en un par de cientos de miles de dólares. Los de los vuelos orbitales aún andan en los millones de dólares. Pero todo es cuestión de ponerse a ahorrar.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD