Por @Alvy — 23 de Octubre de 2005

¡Vaya fin de semana! Aunque no se prometía precisamente demasiado tranquilo por compromisos familiares el viernes y el sábado mi buzón de correo acabó echando humo. Nacho y yo terminábamos de hacer algunos cambios grandes en el blog de Martín Varsavsky del que tanto se ha estado hablando estas semanas. Es uno de los diversos proyectos en que hemos estado metidos los 2/3 de Microsiervos que trabajamos en Internality. (Por cierto que Internality cumple un año desde su fundación justo esta semana. Parece que fue ayer.)

Con el blog de Martín sucede que es el típico encargo de compromiso que haces para un cliente que además es amigo. Martín, Nacho y yo nos conocemos desde hace más de seis años. Nuestra forma de entender Internet es muy similar. Al poco de conocerle un montón de gente ilusionada protagonizábamos una insólita fuga masiva para emprender con él y Jazztel toda una aventura Internet. Con el tiempo aquello se convertiría en el actual Ya.com, donde pasé cinco años trabajando.

Mi buzón echaba humo ayer porque Martín no ha parado estos días. Repasar todo lo que ha escrito sobre FON, su nueva empresa, es impresionante. Ha generado decenas de artículos y comentarios en muchos blogs. También cientos de comentarios en su propio blog, donde las visitas de gente para leerle se ha disparado, literalmente. Hasta tiene más suscriptores en Feedblitz que Microsiervos a estas alturas.

El caso es que mientras Martín blogueaba el nacimiento de FON nos freía literalemente a correos a muchos de sus amigos y colaboradores, con ideas, preguntas, dudas, «echa un vistazo a esto, por favor», «prueba este teléfono Wi-Fi, te lo envío y me cuentas qué tal», cosas así (gracias al cielo no me gusta el Chat). Martín es hiperactivo por e-mail, en eso nos parecemos. Eso es genial si todo el mundo a quien escribes es igual de hipereactivo y no se satura, porque si no a los demás les vuelves loco. El caso es que esa hiperactividad se traduce en lo que yo llamo «productividad a todas horas», en una forma de existir online que requiere que conviertas tu tiempo en tiempo fractal para encontrar huecos en los que leer y contestar correo, SMSs y tomar decisiones rápidas. Ayer sábado, por ejemplo, resolvimos un tema importante que surgió mientras él estaba en el Máster de Tenis con su BlackBerry, otra persona en México DF y yo en casa con el portátil usando Wi-Fi. Trabajar en tiempo fractal es sencillamente genial. Luego fractalizas al revés y también tienes más tiempo para tu vida propia.

Finalmente, por la noche, mientras aprovechaba un rato libre para escribir la reseña de Blade Runner que he publicado hoy, Martín me envió un correo breve, para ofrecerme un puesto en el Consejo de FON. El tipo de oferta que no se puede rechazar. No porque vaya aparecer una cabeza de caballo en tu cama al día siguiente, sino porque a Martín es difícil decirle que «no»: todas sus propuestas son realmente atractivas y sabe cómo y cuándo hacerlas. El trato con esto del Consejo de FON es que yo continúo ayudándole a él y a su equipo como hasta ahora, sobre los temas que mejor conozco y con los contactos que tengo, pero con un cargo formal en FON. En el consejo de FON también está Jon que es un ex-compañero de los orígenes de Ya.com, así como Antonio al que conocí en la época de Jazztel. Lo bueno de esta forma de funcionar es que puedo compatibilizarlo con mi otro puesto de consejero asesor estratégico en MusicStrands, y con Internality. Nacho y yo ultimamos ya el ultrasecreto PDM que será anunciado cuando llegue el momento, naturalmente por sorpresa y a traición (¡mwahahaha!) En realidad no cambia mucho lo que haré en el día a día: seguiré trabajando en mi propia oficina al lado de casa (que seguirá compartiendo Wi-Fi aunque ahora será al estilo FON) y desayunando en los mismos sitios. ¡Ah! Algo genial es que he conseguido un nuevo buzón de e-mail como «alvy» en un dominio de tres letras (@fon.es). Siempre pongo esa condición para aceptar puestos: mantener mi nick. Es como una fobia que tengo a ser conocido como nombre.apellido@xyz.com en algún sito en que trabaje: señal inequívoca de que algo no funciona en esa empresa (la burocracia por encima de las personas).

Supongo que en el futuro iré escribiendo por aquí más cosas sobre FON y cómo va avanzando, igual que he ido contando las novedades de MusicStrands y de otros proyectos en que he estado metido. No creo que pueda blogguear tanto como Martín sobre FON, pero digamos que tampoco aspiro a hacerle competencia, ya ha demostrado que no se le da mal esto de bloggear ;-)

Como referencias sobre FON que he visto publicadas me gustó mucho FON: Bloguear la construcción de una idea, muy acertado sobre cómo se está montando FON y aprovechando el poder de los blogs para difundir el «movimiento». Vuelve FON de Enrique Dans fue uno de los primeros análisis y comentarios del proyecto en la blogosfera española, y Una red wifi libre ibérica en Periodistas21 también hizo un buen análisis con la poca información disponible entonces. También interesantes: WIFI metropolitana con el movimiento FON y Varsavsky vuelve a la carga con FON. De las muchas entrevistas que se han publicado, me quedo con Martin Varsavsky nos explica FON en BandaAncha.st y Martin Varsavsky, promotor del Movimiento FON en BlogTelecom. Finalmente ayer me enteré por Enrique Dans que Fon salió en Boing Boing porque Cory estaba quejándose indignado de las clavadas que te meten con el Wi-Fi en algunos sitios y las limitaciones que tienen, dando a entender algo así como que FON puede tener posibilidades y gustarle a la gente.

Para el anecdotario, Lucas fue el primero en enterarse online de esto y mandarme un mail. Mañana en Webdosbeta veré finalmente a Martín. No le veo desde hace unos seis meses.

Vaya fin de semana.

Actualización (14 de noviembre): Ya hemos abierto la nueva web de FON al público: FON.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear