Por @Wicho — 21 de Marzo de 2021

La parte superior de la EEI vista desde la Soyuz MS-17 – Sergey Kud-Sverchkov/Roscosmos
La EEI vista desde arriba desde la Soyuz MS-17 – Sergey Kud-Sverchkov/Roscosmos

Esta semana nos ha dejado una nueva imagen de la Estación Espacial Internacional (EEI) vista desde un ángulo poco habitual. Se trata de una foto tomada por Sergey Kud-Sverchkov a través de la ventanilla de la Soyuz MS-17 mientras la cápsula era trasladada desde el puerto de atraque del módulo Rassvet, situando en la parte inferior de la Estación, al puerto de atraque del módulo Poisk, en la parte superior.

El motivo de este traslado ha sido liberar el puerto de atraque del módulo Rassvet para que se pueda acoplar en él la Soyuz MS-18, cuyo lanzamiento está previsto para el 9 de abril. Así no tendrá que ocupar el puerto del módulo Poisk, que tras la «mudanza» quedará liberado cuando la Soyuz MS-17 deje la Estación el 17 de abril. Es cierto que la MS-18 podría acoplarse en Poisk sin tener que mover la MS-17. Pero entonces ese puerto de atraque, que también sirve como esclusa para acceder al exterior de la Estación para llevar a cabo paseos espaciales, habría quedado ocupado. Y eso habría obligado a cambiar la MS-18 de sitio para los paseos espaciales ya previstos. Pero, sobre todo, hay que tener siempre la opción de acceder al exterior de la Estación por si hubiera que hacer un paseo espacial no previsto de emergencia.

Configuración de la EEI después del traslado – NASA
Configuración de la EEI después del traslado – NASA

Y es que ahora mismo el segmento ruso de la Estación sólo tiene dos esclusas por las que se puede acceder al exterior: la ya citada del módulo Poisk y la del módulo Pirs. Pero a Pirs le queda muy poco tiempo en órbita, ya que está previsto que en julio de 2021 la cápsula de carga Progress MS-16 se lo lleve con ella para su destrucción mediante una reentrada controlada en la atmósfera. Será sustituido por el módulo Nauka, que incluye una esclusa, pero cuyo lanzamiento no está previsto hasta el 15 de julio, si no hay nuevos retrasos.

El segmento estadounidense, por su parte, dispone también de la esclusa Quest para acceder al exterior pero no es práctico utilizarlo para paseos espaciales en los que se vaya a trabajar en el segmento ruso por todo el tiempo necesario para ir de un lado a otro.

Así que parecía más lógico hacer el traslado con la MS-17, mucho más próxima al fin de su misión, por si se liaban las cosas y por lo que fuera no pudieran volver a atracar en la Estación y hubieran tenido que volver a Tierra. De hecho iba a bordo de la cápsula su tripulación completa y ataviada con sus trajes espaciales por si acaso: Sergey Ryzhikov, el comandante, quien la pilotó durante la «mudanza», y los ingenieros de vuelo Sergey Kud-Sverchkov y Kate Rubbins.

En las próximas semanas la tripulación de la Crew-1 hará algo parecido al mover su cápsula del puerto frontal del módulo Harmony al puerto superior del mismo módulo. El objetivo es que la Crew Dragon Endeavour pueda atracar en el puerto frontal tras ser lanzada en la misión Crew–2, lo que requiere una maniobra de aproximación más sencilla. Y más adelante la tripulación de la Endeavour hará lo mismo para liberar el puerto frontal y dejarlo libre para la segunda misión de prueba de la Starliner de Boeing, prevista ahora mismo para mayo de 2021.

Tiempos moviditos en la Estación; tiempos interesantes para quienes somos del ramo del espaciotrastorno.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD