Por @Wicho — 22 de Febrero de 2021

La Cygnus 15 a punto de ser capturada por la EEI – Soichi Noguchi
La Cygnus 15 a punto de ser capturada por el brazo robot de la Estación Espacial Internacional – Soichi Noguchi

Tras un lanzamiento sin problemas el pasado sábado 20 de febrero de 2021 la cápsula de carga Cygnus 15, bautizada S.S. Katherine Johnson en honor a una de las figuras ocultas de la NASA, ya está acoplada a la Estación Espacial Internacional. Lleva a bordo 3.810 kilos de carga que incluyen hardware para la estación, material para investigaciones científicas, suministros para la tripulación, equipo ara paseos espaciales, hardware ruso y un ordenador.

Queda atracada en el puerto nadir –el que apunta a tierra– del módulo Unity. Allí permanecerá unos tres meses mientras la tripulación de la EEI la vacía y sustituye su carga por materiales de desecho y ya no necesarios a bordo de la Estación. Se destruirán junto con la Katherine Johnson durante una reentrada controlada en la atmósfera al final de la misión.

Configuración de la EEI tras la llegada de la Cygnus 15 – NASA
Configuración de la EEI tras la llegada de la Cygnus 15 – NASA

Uno de los experimentos destacados que lleva a bordo permitirá estudiar si fabricar implantes de retina para personas con problemas de visión funciona mejor en microgravedad; otro ayudará a estudiar la pérdida de masa muscular que sufren los seres humanos en el espacio.

En cuanto a hardware uno de los elementos que van a bordo de la Cygnus 15 es un nuevo procesador para la orina de la tripulación. El Exploration ECLSS: Brine Processor System pretende aumentar el porcentaje de reciclado del agua que hay a bordo de la Estación y en el interior de sus tripulantes. Se calcula que misiones tripuladas de larga duración sería necesario un sistema que reciclara como el 98 % y aún estamos lejos de eso. Otro es un nuevo ordenador de altas prestaciones conocido como Spaceborne Computer-2 que tiene como objetivo seguir demostrando que se pueden usar ordenadores construidos con componentes estándar en el espacio sin problemas. Esto permitiría,por ejemplo, procesar muchos resultados de experimentos a bordo de la Estación sin tener que esperar a que se puedan enviar a Tierra, algo que con el ancho de banda limitado que hay a veces hace que los resultados tarden semanas o meses en estar disponibles.

También va incluido en el lote un nuevo camarote para instalar en el laboratorio Columbus. Así Mike Hopkins podrá dejar de dormir en la Crew Dragon Resilience, por muy buenas vistas que tenga. Y es que con la entrada en servicio de la Crew Dragon –y en algún siglo de estos también la Starliner– lo habitual será que haya siete personas a bordo de la EEI. Y hasta ahora sólo había seis camarotes: cuatro en el segmento estadounidense y dos en el ruso.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD