Por @Wicho — 13 de Enero de 2022

Apenas hace unos minutos SpaceX ha confirmado el correcto despliegue en órbita de los 105 satélites que iban a bordo de su tercer lanzamiento compartido de satélites pequeños, bautizado nada sorprendentemente como Transporter-3. En total han sido 82 despliegues distintos en órbita sincrónica al Sol a lo largo de aproximadamente hora y media para clientes de 20 países.

Entre los 105 satélites iban seis PocketQube de la empresa española Fossa Systems, que está intentando crear una constelación de satélites para dar cobertura global a dispositivos conectados a la Internet de las cosas.

Otros 13 satélites se quedaron en tierra al detectarse durante el proceso de integración con el Falcon 9 una fuga de combustible en el remolcador espacial que los tenía que haber colocado en sus órbitas. Así que Transportes 3 podía haber puesto 118 satélites en órbita. Pero aún se hubiera quedado lejos del récord mundial de 143 satélites establecido por la misión Transporter-1.

La misión despegó del Complejo de Lanzamiento 40 de Cabo Cañaveral. Y como los 105 satélites ocupaban mucho volumen pero relativamente poca masa la primera etapa del Falcon 9 pudo aterrizar en la Zona de aterrizaje 1 en vez de en uno de los espaciopuertos flotantes de la empresa, dejándonos con unas espectaculares imágenes:

Era el décimo lanzamiento para esta primera etapa, que con anterioridad se había encargado de las misiones Crew Demo-2, ANASIS-II, CRS-21, Transporter-1 y cinco lanzamientos Starlink. Con esto la B1058 se convierte en la tercera de las primeras etapas de SpaceX en superar los 10 lanzamientos. Y en la más rápida en hacerlo, pues ha tardado tan sólo 594 días en hacerlo. La B1049 y la B1051 (que ya va por los 11 lanzamientos) necesitaron 1.100 y 799 días respectivamente.

Como decíamos antes la primera etapa sobrevivió al lanzamiento en la que en total es la recuperación 102 de una primera etapa en la historia de SpaceX; el segundo lanzamiento para la empresa en 2022; el lanzamiento número 136 de un Falcon 9; y el número 144 de un Falcon en todas sus variantes.

La cofia protectora era nueva. Será pescada del mar para volver a ser utilizada. Quizás convenga recordar que aunque intentó durante bastante tiempo pescarlas al vuelo con unas redes colocadas en lo alto de un par de embarcaciones de alta velocidad al final SpaceX desistió de esa estrategia; pescarlas del mar y acondicionarlas resultó ser más sencillo y efectivo de lo pensado.

SpaceX tiene pensado ofrecer otros tres o cuatro lanzamientos de la serie Transporter este año, además de que siempre está dispuesta a ceder espacio en los lanzamientos Starlink. Eso supone una gran presión a las empresas que operan lanzadores más pequeños como Rocket Lab y su Electrón o Virgin Orbit y su Launcher One; tienen medio complicado competir con la economía de escala que ofrecen los lanzamientos masivos de SpaceX. Y de hecho por eso Rocket Lab ha decidido meterse también en el mercado de los lanzadores medianos –el del Falcon 9– con su cohete Neutrón.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

CEV: Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma