Por @Wicho — 4 de Noviembre de 2021

Integrated Lander Vehicle – Blue Origin
Impresión artística del Integrated Lander Vehicle de National Team, el grupo de empresas que lideraba Blue Origin, sobre la Luna – National Team

Más o menos todo el mundo –probablemente también en Blue Origin– esteraba este resultado, pero ya es oficial: según una sentencia cuyo tenor se acaba de dar a conocer la empresa de Jeff Bezos pierde su demanda contra la NASA por haber adjudicado el aterrizador lunar del programa Artemisa sólo a SpaceX. Blue Origin insistía mucho en su demanda en que la adjudicación no tenía en cuenta numerosos aspectos de seguridad. Pero en realidad es que quería una parte del pastel. Y si tengo que apostar, tiene mucho que ver que Bezos quería que una nave de su empresa fuera la que devolviera las misiones tripuladas a la Luna.

La sentencia no se conoce todavía en detalle porque el juez Richard A. Hertling ha dado de plazo hasta el día 18 a Blue Origin y SpaceX para ponerse de acuerdo en la versión que se hará pública porque la sentencia completa contiene información privada que probablemente ninguna de las empresas quiera que se hagan pública.

Pero en cualquier caso dice que Blue Origin no tiene razón al decir que la NASA tenía que haber hecho más de una adjudicación. El juez coincide con la resolución anterior de la Oficina del Interventor General (OIG) de los Estados Unidos que dice que la agencia podría haber hecho más de una adjudicación, pero que no estaba obligada. Y menos cuando recibió menos dinero del esperado para financiar el desarrollo y la construcción del aterrizador.

Impresión artística del aterrizador lunar de SpaceX sobre la Luna – NASA/SpaceX
Impresión artística del aterrizador lunar de SpaceX sobre la Luna – NASA/SpaceX

Es posible que Blue Origin siga en sus trece y recurra esta sentencia. Pero a partir del próximo lunes SpaceX puede seguir trabajando en el aterrizador. Claro que entre esta demanda y la reclamación anterior frente a LLL se ha perdido aproximadamente medio año de trabajo. Y esto compromete aún más la siempre más que dudosa intención de la administración Trump de colocar una misión tripulada sobre la superficie de la Luna antes de que termine 2024. Aunque alunice cuándo alunice seguramente irá a bordo la primera mujer en pisar la Luna.

La NASA, por su parte, está buscando la forma de financiar el desarrollo y construcción de otro aterrizador usando otras partidas presupuestarias. Eso es razonable de cara a dar redundancia al desarrollo y al programa. Y es posible que, de una vez, consiga que a Bezos se le pase la pataleta. Suponiendo que Blue Origin sea la empresa que se lleve esta segunda adjudicación. Aunque tiene bastantes boletos ya que Bezos se ha comprometido, visto lo visto, a poner 2.000 millones de dólares a fondo perdido para el proyecto.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD