Por @Wicho — 15 de Febrero de 2022

Un Cosmódromo de Baikonur cubierto de niebla y nieve, lo que dio lugar a unas imágenes espectaculares, vio como hace unas horas era lanzada la cápsula de carga Progress MS-19 rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI). Es la Progress número 80 que Rusia lanza a la Estación y la primera de 2022; en total es el ejemplar número 172 de este venerable carguero espacial en ser lanzado.

Lleva a bordo 2.523 kilos de carga útil. De ellos 431 son de combustible, 40 de oxígeno, 420 de agua. El resto, 1.632 kilos, son suministros y provisiones para la tripulación de la Estación y materiales para experimentos y para la propia Estación.

Se acoplará al módulo Poisk a primera hora de la mañana del día 17. Aunque lo habitual en tiempos recientes es que las Progress ahora se acoplen a la Estación poco más de tres horas después del lanzamiento, tras dos órbitas, en este caso no se ha optado por ese viaje acortado porque exige ajustar la órbita de la EEI y tampoco es que haya prisa en que llegue; así se ahorra combustible porque todo el trabajo lo hacen básicamente el cohete que lanza la Progres y la propia cápsula.

Sin embargo las cápsulas tripuladas Soyuz MS-21 y MS-22, que son las dos previstas para 2022, sí usarán la trayectoria de aproximación de dos órbitas. De hecho el pasado 8 de febrero se hizo el ajuste de la órbita de la EEI necesario para la llegada de la MS-21, cuyo lanzamiento está previsto para el 18 de marzo.

Pero Roscosmos ha diseñado una trayectoria de una órbita que permitirá a las Progress y a las Soyuz alcanzar la EEI en tan sólo dos horas, poco más de una órbita. Empezarán a probarla con las Progress. Y si todo va bien se aplicará también a las Soyuz.

Esta semana está previsto el lanzamiento de otra cápsula de carga, la Cygnus 17, que tras despegar el sábado 19 se acoplará a la EEI un par de días después.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo