Por @Wicho — 28 de Octubre de 2022

Algo más de sos días después de su despegue desde el Cosmódromo de Baikonur la cápsula de carga Progress MS-21 se acoplaba hace unas horas de forma automática al módulo Poisk de la Estación Espacial Internacional (EEI).

A bordo del compartimento presurizado de la cápsula van 1.357 kilos de carga que incluyen suministros para la tripulación de la Estación entre los que están comida y bebida, incluyendo 420 kilos de agua, ropa, y productos sanitarios e higiénicos; materiales para diversos experimentos. También lleva 702 kilos de propelentes que serán transferidos a los depósitos de módulo de servicio Zvezda de la estación espacial. Y 41 kilos de nitrógeno gaseoso para ser liberados cuando sea necesario en el aire del interior de la EEI.

Durante los aproximadamente seis meses en los que la MS-21 permanecerá atracada a la Estación sus motores serán usados cuando sea necesario para aumentar la altitud de su órbita o para modificarla en caso de que algún resto de basura espacial se aproxime demasiado a ella.

Relacionado,

___

Si te gusta lo que has leído puedes comprar nuestro libro Se suponía que esto era el futuro, que incluye unas cuantas historias sobre el espacio:
Nuestro libro: Se suponía que esto era el futuro

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC