Por @Alvy — 22 de Marzo de 2017

Escher en el Palacio de Gaviria (CC) Alvy / https://www.flickr.com/photos/alvy/33554093216

Hoy he tenido la oportunidad de escaparme a visitar Escher en el Palacio de Gaviria es una exposición sobre la vida y obra del increíble y siempre sorprendente Maurits Escher (1898-1972) producida por el grupo italiano Arthemisia, que ha aprovechado un espacio antiguo como es el viejo edificio rehabilitado en pleno centro de Madrid (calle Arenal) como marco de la exposición.

Hay unas doscientas obras expuestas de todas las épocas el artista neerlandés, desde las de los primeros años de Escher (años 20 y 30) a las últimas (años 70), así como un vídeo-resumen de unos cinco minutos, varias cabinas especiales para hacerse fotos curiosas con espejos y algunos interactivos con los que comprobar cuestiones sobre la percepción visual, revisar los diarios de Escher y algunas de sus fotos personales.

Quien conozca bien su obra o haya podido ver en su día Los universos infinitos de M.C. Escher (Granada, 2011) o M.C. Escher. El arte de lo imposible (Madrid, 2006) no descubrirán demasiadas cosas nuevas: la exposición es relativamente pequeña, mucho más que aquellas superproducciones donde había más obras, vídeos y otros aderezos.

Además de las clásicas obras con sus figuras imposibles (Belvedere, Subiendo y bajando) –que curiosamente son muchas menos de las que la gente cree que tiene– y sus perspectivas y personajes increíbles (Relatividad, Reptiles) había también alguna que otra pequeña obra curiosa: postales, ex-libris y emblemas.

Lo más destacado, para mi gusto: que había muchas obras sobre los pueblecitos de la costa italiana (Scilla, Atrani) y la sección de Escher en la cultura popular, con obras alternativas de los trabajos del artista, desde cómics a portadas de vinilos (Pink Floyd, Scaffold) o fragmentos de películas (Laberinto, Los Simpsons, Noche en el museo: El secreto del faraón).

Finalmente, tres menciones obligadas:

  • Toda una alegría ver que una de las pantallas de vídeo proyectaba Inspirations (2012), de Cristobal Vila, una preciosa y relajante videocomposición en 3D con las obras de Escher como transfondo. Hay que revisarlo a fondo por sus infinitos detalles.
  • Hay un buen trabajo y vídeos explicativos sobre Galería de grabados, una de las más «matemáticas» obras de Escher, así como del efecto Droste. En uno de ellos puedes hacerte una especie de meta-selfie dentro de la mismísima galería.
  • El ambiente es extraño y ligeramente tenebroso, muy apropiado. Hay quien me ha dicho que ha apreciado tanto el entorno del palacio y sus curiosas habitaciones de techos altos como la exposición en sí misma. Aunque del palacio también lo califican como «recuperado» más que «restaurado», porque algunos lugares se siguen viendo envejecidos y llenos de polvo – algo extraño, que no sé si será el efecto que buscan los productores.
  • M.C. Escher era un gran admirador de Johann Sebastian Bach y en las vitrinas había varios vinilos que así lo atestiguan. Dicen que encontraba en él inspiración por su perfección técnica y la estrecha relación con matemática de sus composiciones. También hay una edición del libro Gödel, Escher, Bach en la zona pop.
  • Otra pieza destacada en vídeo era Pi, de Kate Bush (2005) que resulta bastante psicodélica y cuya letra consiste en los decimales de pi. Todo ello combinado con una coloreada Metamorfosis de Escher de fondo. La verdad, no sé si se trata del vídeo auténtico de la artista o del montaje de algún fan, pero en la exposición se estaba proyectando tal cual.

Ver a Escher en el Palacio de Gaviria resulta una exposición «obligatoria» para los aficionados a Escher y también puede servir para descubrirles el artista a quienes no lo conozcan «tanto», porque dicen de él que es probablemente el artista cuyas obras pictóricas tienen el mayor reconocimiento del mundo.

{Foto: Escher en Gaviria (CC) Alvy}

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 22 de Marzo de 2017

Despegue de un 777 de Emirates en Dusseldorf
Despegue de un 777 de Emirates en Dusseldorf – Wicho

Dave Wallsworth, que pilota Airbus A380 para British Airways, nos cuenta por qué un bimotor es capaz de subir más rápido que un cuatrimotor por muy contraintuitivo que esto parezca.

Los aviones de dos motores tienen que tener la potencia suficiente como para que si falla uno de ellos, en especial durante el despegue, el momento mas crítico del vuelo, el avión pueda irse al aire y seguir volando con uno solo.

En un avión con cuatro motores hay sin embargo tres, y en el peor de los casos, dos motores que pueden sacarlos al aire durante el despegue.

Por eso los bimotores necesitan montar motores con más potencia. Así, por ejemplo, los Rolls Royce Trent 970 de un A380 de British Airways producen 70.000 libras de empuje cada uno para un total de 280.000 libras, mientras que los motores de un Boeing 777 son capaces de producir 115.000 libras de empuje cada uno para un total de 230.000 libras de empuje.

Con un peso máximo al despegue de 569 toneladas para el A380 y de 341 toneladas para el triple siete es fácil calcular que el primero dispone de 0,492 libras de empuje por kilo frente a las 0,674 del segundo.

Así que con todos los motores en marcha un bimotor dispone de mas potencia por kilo que un cuatrimotor, por lo que es capaz de subir más rápido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Marzo de 2017

Si las tarjetas de los Óscar hubieran tenido un diseño mejor se podría haber evitado el embarazoso final de la ceremonia, cuando se anunció incorrectamente el título de la producción premiada como mejor película. Por no mencionar el caso del anuncio de Miss Universo en 2015. Las consecuencias del mal uso de la tipografía no terminan aquí: es probable que el mediocre diseño de las papeletas en las elecciones del año 2000 influyeran en el resultado, mientras que una fuente poco legible usada en etiquetas de medicamentos podría haber causado medio millón de casos de dosificaciones erróneas.

En Free Code Camp, Why Typography Matters — Especially At The Oscars, se hace el mismo análisis (se trata del mismo autor, Benjamin Bannister) de cuáles fueron los fallos que llevaron Warren Beatty y Faye Dunaway, presentadores de la ceremonia, a cometer aquel error que (sin ser tampoco el fin del mundo, las cosas como son) sí que resulta en un ejemplo accesible de la la importancia que tienen el diseño y la tipografía en la función y no sólo en la estética.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Marzo de 2017

Fobos deimos marte nasa 347t6

Marte tuvo una vez anillos y es probable que vuelva a tenerlos en el futuro. Eso dice una teoría presentada por investigadores de la Purdue University descrita en un estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

El artículo sugiere que las patatas que tiene Marte por satélites (Fobos y Deimos) formaron en el pasado anillos alrededor planeta. En concreto Fobos, la luna más grande, tendría su origen (todo son suposiciones) en un gran impacto que tuvo lugar hace unos 4.300 millones de años en la Cuenca Borealis de Marte, el cráter más grande conocido en el Sistema Solar: ocupa casi dos quintas parte de la superficie del planeta y tiene un diámetro de 8.500 km en su parte más ancha. El objeto que impactó tuvo que tener al menos 2 km de diámetro.

Los escombros que resultaron de aquel impacto formaron un anillo alrededor de Marte que con el tiempo se fusionaron formando el satélite Fobos. Después la fuerza de gravedad ejercida por el planeta lo fragmentó de nuevo, y Marte volvió a tener anillos.

Según los investigadores el ciclo de la escombrera se habría repetido al menos entre tres y siete veces desde entonces, alternando periodos en los cuales Marte tendría anillos con periodos en los cuales tendría un par de satélites. Con cada transición el satélite resultante (Fobos) sería más pequeño que el anterior (unas cinco veces más pequeño) debido a la pérdida de material causada en el proceso, parte del cual acabaría precipitándose sobre la superficie marciana. “Este puede ser el origen de los depósitos sedimentarios de Marte para los que actualmente no hay una explicación.”

En el caso de Deimos, en cambio, “probablemente en su órbita no ha sucedido grandes cosas desde que se formó”, afirman.

Vía Space.com

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear