Por @Alvy — 22 de Febrero de 2019

Por alguna razón esté vídeo de la sección How It’s Made de Science Channel sobre el proceso industrial de fabricación de un portátil resulta extremandamente satisfactorio. Básicamente muestra el trabajo de montaje de los componentes de un portátil de gaming «cualquiera» (la marca queda convenientemente oculta) en una fábrica de Taiwán.

Es interesante la combinación entre robotización y el trabajo «humano» de las operarias. En parte de ese proceso como la preparación de la placa madre, las soldaduras, etcétera se utilizan hasta 15 robots que sueldan 150 componentes en menos de 30 segundos. Pero luego viene el trabajo complicado con la cámara, micrófono, altavoces, antena wifi, pantalla, bisagras y otras pequeñas y delicadas piezas que ha de hacerse con destreza y manualmente.

La parte final en la que se ensambla todo, placa madre, ventiladores, teclado, memoria, unidad de estado sólido y paneles con tornillos también se realiza a mano. Luego un software especial comprueba que todo el hardware funciona, pero hay una última inspección de calidad «humana» de las teclas y otros componentes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 21 de Febrero de 2019

El Falcon 9 en la plataforma

Mientras la sonda Hayabusa 2 intenta llevar a cabo su primera toma de muestras de la superficie del asteroide Ryugu todo está listo en el Complejo de lanzamiento 40 de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral para el lanzamiento del satélite de comunicaciones indonesio Nusantara Satu por parte de un Falcon 9 de SpaceX. Lo acompañan el microsatélite experimental S5 del Laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea (Air Force Research Laboratory, AFRL) y el aterrizador lunar israelí Bereseheet, que será sin duda la estrella de este lanzamiento.

Está previsto para las 2:41, hora peninsular española, del viernes 22 de febrero de 2018. Como es costumbre se podrá seguir a través de Internet. Es el segundo lanzamiento del año para SpaceX.

La primera etapa del lanzador se ve un poco churruscadita porque ya ha sido utilizada con anterioridad en dos ocasiones. Fue estrenada para el lanzamiento del séptimo grupo de satélites Iridium NEXT y utilizada por segunda vez para el lanzamiento del satélite radar Argentino Saocom 1A. Será la segunda vez que SpaceX utilice una primera etapa de un Falcon 9 para un tercer lanzamiento.

La idea es volver a recuperarla mediante un aterrizaje en el espaciopuerto flotante Of Course I Still Love You. Mr. Steven, por su parte, intentará, una vez más, cazar la cofia protectora antes de que caiga al agua. Será la primera vez que lo intente en un lanzamiento realizado desde la costa este de los Estados Unidos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 21 de Febrero de 2019

Despegue del cohete

Un Soyuz-2-1b con una tercera etapa Fregat-M fue el encargado de inaugurar 2019 en lo que se refiere a los lanzamientos orbitales rusos. El lanzamiento se produjo a las 17:47, hora peninsular española, desde el cosmódromo de Baikonur y en principio todo iba bien. Pero un fallo en la segunda etapa, cuyo origen está aún por determinar, dejó al satélite en una órbita inicial más baja de lo prevista, aunque por suerte la diferencia pudo ser compensada por la Fregat, que encendió sus motores durante más tiempo para colocar el EgyptSat A en la órbita final prevista.

EgyptSat AEl EgyptSat A, la carga útil de la misión, es un satélite de observación terrestre de alta resolución desarrollado por RKK Energia para la Autoridad nacional para la detección remota y las ciencias espaciales de Egipto. Es capaz de obtener imágenes con resoluciones de entre 1 y 4 metros según el modo utilizado para capturar la imagen. La duración prevista de su misión es de 10 a 12 años, aunque para eso tendría que tener más suerte que sus predecesores, el EgyptSat-2 y el EgyptSat-1, que fallaron antes de tiempo.

Además de este problema con el lanzamiento del EgyptSat A no hay que olvidar que la Fregat entregada a Arianespace para el lanzamiento de la primera tanda de satélites de la constelación OneWeb venía defectuosa. Y aunque afortunadamente el fallo fue detectado en una revisión previa al lanzamiento las dudas acerca de lo que ha pasado con el EgyptSat A han llevado al aplazamiento del lanzamiento de OneWeb.

Así que 2019 está empezando de una forma un tanto complicada para la industria espacial rusa.

De hecho el del EgyptSat tendría que haber sido el primero de los más de 40 que Dmitry Rogozin, director de Roscosmos desde mayo de 2018, le prometía recientemente a Vladimir Putin. Pero si ya parecía complicado que fueran a cumplir con esa cifra empezando tan tarde en el año –y hay que recordar que en 2018 Rusia lanzó 19 veces– el fallo de hoy, que habrá que revisar, pone aún más en entredicho esa cifra. Aunque probablemente nadie más que Rogozin se creía lo de los 40 lanzamientos, la verdad sea dicha. Y aún queda por ver si él realmente se la creía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Febrero de 2019

Eso que tan grácilmente vuela sobre el límpido paisaje podría denominarse un híbrido de cometa y aerogenerador. Es un prototipo a tamaño real (26 metros de envergadura) y 600 KW, completamente funcional. La idea es la misma que la de los aerogeneradores: producir energía eléctrica con grandes turbinas de forma completamente sostenible, pero en este caso aprovechando los fuertes vientos que hay a mayor altitud y mar adentro.

La empresa que lo ha creado –llevan diez años en ello– se llama Makani y ha surgido de X, los laboratorios de Alphabet (Google). Está trabajando con Shell en otros proyectos (como la generación en parques eólicos marinos) y este prototipo lo han instalado de momento en Parker Ranch, Hawái, donde hay vientos propicios para una instalación de este tipo. La versión definitiva estaría en el mar, cerca de la costa, con una boya como base.

Makani Power

La cometa puede llegar a ascender hasta los 300 metros, pero sus movimientos dependen siempre de un gigantesco cable, que llega hasta la boya y de ahí a tierra. Las operaciones de «despegue» y «captura» son bastante llamativas de por sí; cuando está operando realiza un grácil ballet aéreo, propiciado porque está construido con materiales de fibra especialmente ligeros. Según cuentan esperan poder comercializarlo en breve y realizar alguna instalación en Europa, empezando por Noruega.

(Vía Spectrum.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear