Febrero2019

Por @Wicho — 15 de Febrero de 2019

Un A380 de Emirates dándose el piro

Tras años intentando colocarlo a aerolíneas en un mercado que claramente está optando por vuelos punto a punto en aviones más pequeños como el mismo A350 o los Boeing 777 y 787, y con la reducción de unidades del último pedido pendiente de Emirates, Airbus se ha visto obligada a anunciar el fin de la producción del Airbus A380. Llegará en 2021, cuando Airbus termine de entregar los 14 a los que ha quedado reducido el pedido final de 53 que tenía Emirates.

Así que al final Airbus habrá entregado unos 250 ejemplares de los aproximadamente 1.500 que inicialmente preveía vender.

De todas formas aún quedan años y años antes de que este avión, el más grande avión de pasajeros de la historia, deje de volar, pues su entrada en servicio se remonta a tan sólo octubre de 2007.

El cierre de la producción del A380 no es precisamente una sorpresa, pero afectará a entre 3.000 y 3.500 puestos de trabajo. Afortunadamente el enorme éxito del A320neo, del que no parecen ser capaces de fabricar suficientes como para satisfacer la demanda, compensará parcialmente este hecho.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 15 de Febrero de 2019

Yutu 2 visto por el aterrizador de la misión
Yutu 2 visto por el aterrizador de la misión - CLEP/CNSA

Poco antes de entrar en reposo para pasar su segunda noche lunar Yutu 2, el rover de la misión china Chang'e 4 a la cara oculta de la Luna, alcanzaba los 120 metros recorridos, lo que lo pone por delante de Yutu, el rover de la misión Chang'e 3, que sólo pudo recorrer 114 metros antes de quedar inmovilizado.

Eso sí, Yutu quedó inmovilizado al principio de su segunda noche lunar, con lo que los responsables de la misión estarán esperando con un cierto nerviosismo el nuevo amanecer para ver si los cambios realizados en su diseño han sido suficientes como para que no sufra el mismo destino que su predecesor.

Yutu 2 lleva a bordo una cámara instalada sobre un mástil que le permite girar 360º para obtener imágenes en el rango visible; un radar capaz de «mirar» bajo la superficie de la Luna con una resolución de 30 centímetros para un alcance de 30 metros y de 10 metros para un alcance de 100; un espectrómetro para identificar los materiales de la superficie y las trazas de gases que se pueda encontrar; y un analizador de átomos neutros que le permite estudiar la forma en la que el viento solar interactúa con la superficie de nuestro satélite.

El aterrizador visto por Yutu 2
El aterrizador visto por Yutu 2 - CLEP/CNSA

El objetivo global de la misión –el aterrizador lleva otros cuatro instrumentos si no contamos la cámara que va en su parte inferior y que sólo se utilizó para grabar el vídeo del aterrizaje– es hace un estudio de la edad y composición de una zona de la Luna totalmente inexplorada: no hay que olvidar que Chang'3 4 es la primera misión de la historia en haberse posado en el lado oculto de la Luna.

***

En otra noticia relacionada con la misión la Unión Astronómica Internacional ha anunciado que el sitio de su aterrizaje pasa a recibir la denominación oficial de Statio Tianhe, Estación Tianhe, tal y como puede leerse en IAU Names Landing Site of Chinese Chang’e-4 Probe on Far Side of the Moon.

Statio Tianhe y alrededores
Statio Tianhe y alrededores

Tianhe es un antiguo nombre chino para la Vía Láctea, que en el cuento tradicional chino del vaquero y la tejedora es el Río de plata que los separa pues son desterrados a ambos lados del río a causa de su amor prohibido. Pero una vez al año, en el séptimo día del séptimo mes lunar, una bandada de urracas forma un puente que les permite reunirse durante un día. El nombre de ese puente es Queqiao, que es precisamente el nombre del satélite que hace de relé de comunicaciones entre el aterrizador y el contro de la misión.

La UAI también ha puesto nombre a tres cráteres que rodean el punto de aterrizaje: Zhinyu, Hegu y Tianjin. Zhinyu y Hegu son la tejedora y el vaquero del cuento, que además dan nombre en chino a dos de las estrellas del triángulo de verano, Vega y Altair. Tianjin es Deneb, la tercera estrella del triángulo.

Finalmente, el pico central del Cráter Von Kármán, en el que ha aterrizado la misión, ha recibido el nombre de Monte Tai, que es una de las cinco grandes montañas chinas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Febrero de 2019

The Secret History of Women in Coding / NYT / Clive Thompson / Joseph C. Towler, Jr.

Clive Thompson repasa en un larguísimo artículo titulado The Secret History of Women in Coding para el New York Times la historia de las mujeres programadoras, desde Ada Lovelace y otras pioneras hasta nuestros tiempos, especialmente a cómo se ha ido creado un desequilibrio de género con el paso de las décadas en algo en lo que inicialmente había una gran igualdad.

Cuando las computadoras digitales se hicieron realidad en la práctica en la década de 1940, las mujeres volvieron a ser pioneras en escribir código para las máquinas. En ese momento, los hombres de la industria informática consideraban que escribir código era una «tarea secundaria» y menos interesante. La verdadera gloria estaba el hardware. ¿Software? «Ese término aún no se había inventado», dice Jennifer S. Light, profesora del M.I.T. de historia de la ciencia y la tecnología.

Entre las políticas que algunos centros educativos han puesto en marcha para promocionar la programación entre las jóvenes está una muy curiosa: no darle preferencia a quienes tengan experiencia previa en programación. De este modo se admite a personas con menos experiencia que pueden empezar de cero: si sólo se admite a gente con experiencia sólo suelen entran a formarse chicos jóvenes que ya han desarrollado software en su infancia. El resultado es bueno: en unos años las mujeres matriculadas pasaron del 7 al 42 por ciento.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 14 de Febrero de 2019

Tal y como estaba previsto a las 19:18, hora peninsular española, del 12 de febrero de 2019 el brazo robot de la sonda InSight de la NASA colocaba el instrumento HP3 sobre la superficie de Marte, completando así el despliegue de la misión.

Conocido como «el topo» se trata de una sonda dotada de un mecanismo percutor que le permitirá introducirse hasta 5 metros bajo la superficie de Marte. Lleva un sensor de temperatura en su extremo pero el cable que la une a su «estación base» lleva sensores de temperatura cada 10 centímetros, lo que unido a otro sensor de temperatura en la superficie permitirá estudiar la conductividad térmica de la corteza marciana, aunque sea a un nivel muy local.

Las vibraciones que cause al funcionar no sólo no afectarán al sismómetro de la misión, que a fin de cuentas sobrevivió sin problemas al lanzamiento y al aterrizaje, sino que además ayudarán a terminar de calibrarlo. También servirán para estudiar el subsuelo de la zona de aterrizaje de la misión.

InSight, de Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport, en español, Exploración Interior utilizando Investigaciones Sísmicas, Geodesia y Transmisión de Calor, tiene como objetivo primario determinar por primera vez si hay actividad sísmica en Marte, la cantidad de calor que emana de su interior, y estimar el tamaño de su núcleo y si este es líquido o sólido. El objetivo secundario de la misión es estudiar la geofísica, la actividad tectónica, y el impacto de meteoritos en Marte.

Está en Twitter como @NASAInSight; SEIS, el sismómetro, tiene su propia cuenta en @InSight_IPGP.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear