Por @Wicho — 10 de Junio de 2021

La semana pasada, cuando la NASA anunciaba que había escogido seguir adelante con el desarrollo de las misiones Davinci+ y Veritas para visitar Venus ya mencionábamos que la Agencia Espacial Europea (ESA) podía decidir hacer lo propio con la misión EnVision. Y así ha sido. Según se puede leer en La ESA selecciona la revolucionaria misión EnVision para Venus la agencia ha dado el visto bueno para seguir adelante con el trabajo de desarrollo para lanzarla a principios de la década que viene.

Las perdedoras, en este caso, han sido el telescopio espacial Spica (SPace Infrared telescope for Cosmology and Astrophysics), para estudiar cómo se formaron las primeras estrellas y galaxias; y Theseus (Transient High Energy Sky and Early Universe Surveyor), un observatorio espacial para estudiar cómo se formó el Universo y cuál es su composición.

EnVision se convierte así en la quinta misión de la clase M del programa Cosmic Vision 2015-2025 de la ESA junto a la Solar Orbiter, que emprendió su camino hacia el Sol el 10 de febrero de 2020; Euclid, con lanzamiento previsto en 2022; Plato, para 2026; y Ariel, con lanzamiento previsto para 2028.

Estudiará Venus desde su núcleo hasta la atmósfera superior para determinar cómo y por qué Venus y la Tierra evolucionaron de forma tan diferente. Y es que una cuestión clave en la ciencia planetaria es por qué, a pesar de tener aproximadamente el mismo tamaño y composición, nuestro vecino experimentó un cambio climático tan drástico: en lugar de ser un mundo habitable como la Tierra, como creemos que fue en el pasado remoto, tiene una atmósfera tóxica y está envuelto en gruesas nubes ricas en ácido sulfúrico. Nos interesa saberlo no sólo porque el saber nunca está de más sino porque tenemos que evitar a toda costa que a nuestro planeta le pase lo mismo. Por ahora no tenemos otro.

EnVision, la Tierra y Venus – NASA / JAXA / ISAS / DARTS / Damia Bouic / VR2Planets
EnVision, la Tierra y Venus – NASA / JAXA / ISAS / DARTS / Damia Bouic / VR2Planets

Para ello EnVision contará con un radar (Subsurface Sounding Radar, SRS) capaz de estudiar su corteza por debajo de la superficie; los espectrómetros VenSpec-U, VenSpec-H y VenSpec-M para estudiar la atmósfera y la superficie, y un radar (VenSAR) que aportará la NASA para obtener imágenes más detalladas que nunca de la superficie. Además, un instrumento más utilizará ondas de radio para estudiar la estructura interna del planeta y su campo gravitatorio, así como la estructura y composición de la atmósfera. La idea es obtener una visión global del planeta y los procesos que tienen lugar en él.

La primera oportunidad para lanzar EnVision es 2031, con oportunidades también en 2032 y 2033. La sonda tardaría unos 15 meses en llegar al planeta y otros 16 meses en circularizar su órbita mediante aerofrenado, igual que hizo la Trace Gas Orbiter en Marte. Su órbita de 92 minutos será cuasi-polar con una altitud de entre 220 km y 540 km.

Será la segunda misión a Venus de la Agencia Espacial Europea después de la Venus Express, que estuvo activa de 2006 a 2014. Y si se cumplen las fechas, y según lo que vayan durando otras sondas, podríamos llegar a tener cuatro o cinco sondas operando a la vez alrededor de Venus entre las de la NASA, la ESA, la Venera-D rusa y la Shukrayaan-1 india.

Ahora mismo la que está allí es la sonda japonesa Akatsuki, pero ya muestra achaques de la edad, así que casi con toda seguridad su misión habrá terminado antes de que llegue ninguna de sus sucesoras.

La misión está en Twiiter como @envisionvenus; está también en mi lista de cuentas relacionadas con el espacio.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD