Por @Wicho — 5 de Julio de 2022

La bolsa de basura expulsada de la EEI fotografiada en el espacio con la Tierra cubierta de nubes al fondo – NASA
Redefiniendo lo de «sacar la basura» – NASA

Como cualquier otro sitio habitado en la Estación Espacial Internacional (EEI) se generan residuos de todo tipo. Y después de casi 22 años de ocupación permanente sería un problema si no se pudiera sacar la basura. Sólo que en la EEI no es cosa de bajar a la calle para depositarla en el contenedor adecuado. Así que periódicamente se usan las naves de carga como las Progress o las Cygnus pasa deshacerse de ella. Pero ahora ya se puede «tirar por la borda» gracias a la esclusa Bishop de Nanoracks.

La esclusa Bishop es una cúpula de 1,8 metros de alto y 2 de diámetro que normalmente está acoplada a uno de los puertos de atraque del módulo tranquility de la Estación. Esto permite a la tripulación de la EEI acceder a su interior en mangas de camisa. Su función principal es poner satélites en órbita, y es que el otro lanzador de satélites que NanoRacks tiene en el módulo Kibo simplemente no daba abasto ni en cantidad ni en volumen.

Pero también puede lanzar bolsas de basura con un dispensador especial que básicamente tiene un muelle dentro que se suelta en el momento adecuado. Y justamente eso es lo que ha sucedido por primera vez el pasado fin de semana: una bolsa de 1,5 metros cargada con unos 80 kilos de materiales no necesarios y residuos fue expulsada al espacio usando la esclusa una vez desacoplada de la Estación con el brazo robot y apuntada en la dirección adecuada.

No es la primera vez que se «tira algo por la borda» desde la EEI; en algunos paseos espaciales ya se lanzaron a propósito objetos que no eran necesarios. E incluso se puede decir que algún pequeño satélite fue puesto en órbita a mano, aunque sólo el último tramo; en realidad llegó a la Estación en un cohete, como mandan los cánones. Y a finales de 2008 una bolsa de herramientas cuyo contenido estaba valorado en unos 100.000 dólares se escapó durante uno. Bolsa y contenidos que también terminaron desintegrados en la atmósfera unos nueve meses después.

Dependiendo de la actividad solar, y por tanto de la densidad de la atmósfera allí arriba, la bolsa, que fue lanzada hacia atrás y hacia abajo, reentrará en la atmósfera en unos meses, y será destruida, igual que sucede con las Progress o las Cygnus. Pero mientras tanto será vigilada como la basura espacial que literalmente es.

Pero ahora ya no es necesario salir al exterior de la Estación para deshacerse de la basura, ni esperar a que parta una de las cápsulas de carga. Mucho más cómodo, ¡dónde va a parar!

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro